La playa de los que no se despegan de sus camionetas