¿Lesbofobia o desacato a la autoridad? El dilema detrás del juicio a la joven detenida por fumar con su esposa en Constitución

Mariana Gómez fue denunciada por desacato a la autoridad tras encontrarla fumando un cigarrillo junto a su esposa en Constitución
Mariana Gómez fue denunciada por desacato a la autoridad tras encontrarla fumando un cigarrillo junto a su esposa en Constitución Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Julia D'Arrisso
(0)
11 de junio de 2019  • 15:51

Nerviosa. Así se sentía Mariana Gómez mientras recorría el pasillo del juzgado hasta llegar a la segunda audiencia por el juicio que la mantiene en vilo desde hace un año y ocho meses, cuando dos oficiales de la Policía de la Ciudad la detuvieron y la denunciaron por "resistencia a la autoridad" y "lesiones graves".

Según la denuncia presentada contra Gómez, tras el pedido de los oficiales de apagar un cigarrillo en la estación de Constitución, ella respondió: "ustedes son masculinos y no me pueden tocar". Luego, "propinó de forma de repentina varios golpes de puño y una patada a los testículos del oficial Jonatan Rojo". La acusación incluye las agresiones que habría sufrido Karen Villareal. "Goméz se abalanzó sobre ella y le arrancó cabellos del sector derecho de su cabeza". Pero para ella, el interrogante principal recae en los motivos originales del apercibimiento.

En esta audiencia, la segunda del juicio oral y público que lleva adelante el Tribunal Oral Criminal N°26, se enumeró una lista de pruebas que presentaron las partes y releva la Justicia. Incluyen una emisión de un programa de televisión del canal América, un certificado de antecedentes, el informe médico que se realizó a los policías que figuran como damnificados en la causa y los videos que aportaron testigos que presenciaron el momento.

La audiencia se extendió por no más de 20 minutos, pero fue el tiempo suficiente para recrudecer el recuerdo del episodio que ocurrió el 2 de octubre del 2017. Desde la pantalla de una computadora, en el despacho de la jueza Marta Aurora Yungano, que obraba como sala de audiencia y reunía a unas 15 personas entre la defensa de Gomez, familiares y personal de la fiscalía y el juzgado, se la vió a Mariana tirada boca abajo en el piso de la estación Constitución, retenida por dos oficiales mientras Rocío Girat, su esposa, pedía explicaciones a grito pelado: "¿Esto es por un cigarrillo?", les preguntaba enfurecida. Cuando miró esa escena, Mariana bajó la vista y lloró. Acto seguido, la jueza dio por finalizada la audiencia y fijó la próxima fecha para el martes 25 de junio a las 9.30, cuando se escucharán los alegatos.

El caso

El 2 de octubre de 2017, Mariana Gómez estaba junto a su esposa, Rocío Girat en la estación Constitución, en el hall próximo a las boleterías de la línea C del subte, según figura en el expediente por el que se eleva la causa a juicio oral.

Ese día, contó Mariana, ambas venían de su casa, en Avellaneda, para hacer un trasbordo que las deje a cada una en su respectivo trabajo. Como llovía, esperaron unos minutos en un espacio que antecede a la estación de subte y prendieron un cigarrillo. Alrededor de ellas, según recuerda, había al menos 20 personas más. Minutos más tarde, se acercó un empleado de la empresa Metrovías y le pidió que apague el cigarrillo porque se trataba de un lugar cerrado, pero ella respondió que no había indicación de que allí estaba prohibido fumar.

"El policía me dijo: "Pibe, apagá el cigarrillo", me puso la mano en el pecho y me dijo que me iba a llevar detenido. Yo le aclaré que era mujer y le pregunté por qué. Me quise ir, empezamos a forcejear y vino otra policía, que me quiso esposar", explicó Mariana. Y agregó: "Nunca me contestaron por qué me querían arrestar. Forcejeamos, me esposaron y me quedé ahí por cuatro horas. A Rocío le decían 'que la amiga se aleje' y ella respondía que era mi esposa, incluso nos pidieron algún certificado para comprobar el estado civil".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.