Murió en México el escritor Juan Gelman

Tenía 83 años y había visitado la Argentina por última vez en agosto pasado; autor de más de 30 libros, en 2007 había ganado el Premio Cervantes, el más importante de las letras hispanas; su nieta recuperada fue quien confirmó el deceso
(0)
15 de enero de 2014  

Juan Gelman , uno de los poetas de habla hispana más importantes de su generación, murió ayer en la Ciudad de México, donde residía desde hacía dos décadas, a los 83 años. Su muerte fue confirmada anoche a la agencia oficial Télam por su nieta Macarena Gelman, nacida en cautiverio durante la última dictadura militar y a quien el escritor había encontrado en Uruguay en 2000, después una búsqueda que marcó los últimos años de su vida.

"Murió tranquilo, en su casa, rodeado de su familia, de una enfermedad que se llama síndrome de mielodisplasia", dijo a la agencia EFE, desde México, una fuente de la familia, que prefirió mantener en reserva su identidad. Agregó que el velatorio se realizará hoy.

Autor de más de 30 libros, en 2007 Gelman ganó el Premio Cervantes, el más importante de las letras hispanas. Una década antes, en 1997, había obtenido el Premio Nacional de Poesía; en 2000, el premio Juan Rulfo; en 2004, el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde; y en 2005, los premios Iberoamericano Pablo Neruda y Reina Sofía de Poesía, entre muchos otros.

Había nacido en Buenos Aires en 1930 y, junto a su obra literaria, dedicó su vida a la militancia política, activismo que lo llevó a los 15 años a militar en la Federación Juvenil Comunista y, más tarde, a integrar las filas del peronismo revolucionario. En 1989 fue uno de los beneficiados con los indultos decretados por el entonces presidente Carlos Menem.

Entre las primeras expresiones de pesar tras conocerse el deceso, poco después de las 21 de ayer, el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, destacó que Gelman integró el grupo de los que responden "a la mejor tradición de la literatura argentina", al tiempo que aseguró que "su propia vida es un poema comprometido".

"Gelman responde a la mejor tradición de la literatura argentina. Su obra demuestra una relación profunda entre capacidad creativa, poesía, literatura y compromiso", afirmó el funcionario.

El escritor Jorge Boccanera, amigo personal de Gelman, comentó que el poeta fue "un maestro de la vida" y "quedará como un legado su gran obra y gran ejemplo de vida".

"Gelman fue, además, un militante político que supo siempre pelear por ensanchar el espacio de la libertad", opinó Boccanera.

El escritor señaló que ya desde su último viaje a la Argentina, en agosto pasado, para la presentación de su libro Hoy , Gelman ya no estaba bien de salud. En octubre pasado, sin embargo, había participado en Panamá del VI Congreso Internacional de la Lengua Española. Además, continuaba escribiendo la columna que desde la década del 90 mantenía en el diario Página 12.

Mi Buenos Aires querido (Gotán, 1962)

Sentado al borde de una silla desfondada,

mareado, enfermo, casi vivo,

escribo versos previamente llorados

por la ciudad donde nací.

Hay que atraparlos, también aquí

nacieron hijos dulces míos

que entre tanto castigo te endulzan bellamente.

Hay que aprender a resistir.

Ni a irse ni a quedarse, a resistir,

aunque es seguro

que habrá más penas y olvido.

Por la sensibilidad del tema, esta nota ha sido cerrada a comentarios

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.