Murió la jubilada a la que le amputaron la pierna equivocada

Magdalena Leguizamón fue víctima de una mala praxis en el Nuevo Sanatorio Berazategui
Magdalena Leguizamón fue víctima de una mala praxis en el Nuevo Sanatorio Berazategui Crédito: Twitter
Fabiola Czubaj
(0)
7 de agosto de 2019  • 11:53

Ayer, a las 22.30, murió Magdalena Leguizamón, la mujer de 66 años a la que le habían amputado la pierna equivocada en un sanatorio de Berazategui, donde había quedado internada a mediados del mes pasado por lesiones en los pies asociadas con la diabetes.

Su estado de salud se deterioró en la clínica CENI, de Quilmes, adonde la habían trasladado tras el error quirúrgico por el que la Justicia le imputó el delito de lesiones culposas a un cirujano y un traumatólogo.

Los médicos de la clínica de Quilmes lograron convencer a la familia de Leguizamón de la necesidad de trasladar a la paciente a un centro de mayor complejidad. Así, se decidió en consulta con PAMI, la obra social que tenía la mujer, su derivación al Sanatorio Güemes, en la ciudad de Buenos Aires, que es donde reciben atención los pacientes más complejos de la obra social. A las 22.30, según confirmaron fuentes de PAMI a LA NACION, Leguizamón sufrió un paro cardíaco que fue fatal.

El seguimiento médico diario en la clínica CENI, según se pudo reconstruir, fue registrando un deterioro de su estado de salud general asociado con una combinación de hipertensión, diabetes, insuficiencia renal avanzada, además de la necrosis en las extremidades inferiores por la que inicialmente en la clínica de Berazategui le habían amputado un dedo del pie antes de avanzar a la amputación de la pierna a la altura de la rodilla, que luego terminó con la intervención en la pierna equivocada.

"Se encontraba estable para el traslado, pero cuando llegó tuvo un paro cardíaco y falleció", pudo conocer LA NACION esta mañana.En tanto, avanza la investigación judicial impulsada por la familia contra los médicos del Nuevo Sanatorio Berazategui a los que la fiscal Karina Santolín, a cargo de la UFI No 7 de esa localidad bonaerense, les imputó lesiones culposas.

El lunes 22 del mes pasado, Leguizamón ingresó al quirófano del sanatorio, donde había estado internada desde hacía una semana por lesiones en los pies que le habían observado durante una sesión de hemodiálisis en la clínica CENI de Quilmes. Cuando consultó en el sanatorio asignado por su obra social, quedó internada.

Como ya publicó LA NACION, el cirujano cardiovascular Rafael Rico le indicó primero la amputación del cuarto dedo del pie derecho por la necrosis (muerte del tejido) asociada con la diabetes.

La operó, entonces, el traumatólogo Gonzalo Cardozo Montecinos. Rico evaluó luego que la complicación avanzaba e indicó la amputación de la pierna, por encima de la rodilla. La intervención se adelantó al ese lunes y fue cuando Cardozo Montecinos amputó la otra pierna.

Tras la denuncia que presentó la familia en sede policial y ante el PAMI local, se dispuso el traslado de la paciente a la clínica de Quilmes.

En tanto, también avanza la investigación administrativa que inició la obra social. PAMI informó que ya le retiró al sanatorio 5000 de los 25.000 afiliados asignados para su atención. Los derivó a prestadores cercanos, mientras un auditor médico monitorea la atención y los procedimientos que recibe el resto de los afiliados.

Según explicaron fuentes de la obra social, aún no se pudo seguir derivando a más pacientes de ese sanatorio a otros prestadores debido a la falta de centros en la zona que reúnan las características de seguridad en la atención para brindar los servicios.

También hay otras obras sociales que, tras la denuncia de la familia de Leguizamón, comenzaron a retirarle pacientes al sanatorio.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.