Coronavirus en la Argentina. Informe de Naciones Unidas: salir de la crisis que produjo la pandemia le llevará al país 18 meses

El informe contiene estimaciones que señalan que el nuevo coronavirus profundizará la recesión en la que ya está sumida la economía argentina
El informe contiene estimaciones que señalan que el nuevo coronavirus profundizará la recesión en la que ya está sumida la economía argentina Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Evangelina Himitian
(0)
30 de agosto de 2020  • 18:15

El impacto económico y social por la crisis que está desatando la pandemia impactará en la Argentina aún más fuerte en los próximos meses. Desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acaban de lanzar un "Marco para la respuesta y recuperación socioconómica y ambiental al Covid-19", que supone destinar 218 millones de dólares para que el país haga frente a la crisis.

El informe contiene estimaciones que señalan que el nuevo coronavirus profundizará la recesión en la que ya está sumida la economía argentina: una caída del 8,2% del PBI, si la pandemia se controla, y hasta un 10% en caso de que se registre un segundo brote. En este contexto, estima, más de 750.500 personas perderán su empleo. También señala que hoy el 60% del total de los hogares han reducido sus ingresos y esto se profundizará en los próximos meses.

El programa de recuperación contiene recetas que apuntan al sistema de salud, a la atención de los sectores más vulnerables y a fortalecer las instituciones para dar respuesta a la crisis. Entre otras cuestiones, pide que la Justicia muestre eficacia y transparencia y que se reabran los Tribunales cuanto antes.

Ver la luz al final del túnel, tomando las acciones correctas, dicen desde la ONU, llevará un año y medio. "Se espera que, en el marco temporal fijado por este marco de 18 meses, la Argentina habrá controlado la transmisión del virus Covid-19, reducido la cantidad de contagios y de víctimas mortales, a través de eficaces medidas sanitarias", dice el informe.

También, como indica el documento, en un año y medio, comenzarán a verse mitigados el impacto socioeconómico y ambiental de la pandemia, retomaremos de a poco la senda del empleo y la producción. Tendremos la oportunidad de volvernos una sociedad más igualitaria, resiliente, inclusiva, que brinde igualdad de oportunidades, sin exclusión y discriminación. Pero en el medio hay mucho trabajo que hacer. La ONU diseñó un plan de ayuda y se lo ofrece al Gobierno para salir de la crisis. Pero el Ejecutivo nacional debe comprometerse a tomar medidas concretas para atacar los principales tres pilares del plan: contener de la transmisión del virus, mitigar el impacto socioeconómico y fortalecer las instituciones para poner en marcha estrategias de recuperación.

No se trata de un financiamiento en términos lineales. Los fondos provienen de Naciones Unidas, del Gobierno nacional y se movilizarán, adicionalmente, a través de donantes internacionales y el sector privado. Una parte importante, son fondos que ya se destinan al país pero que se reasignarán en su uso. El marco de recuperación está en consonancia con el Gobierno nacional: hubo un proceso de consulta y validación realizado a través de Cancillería, que es quien articula entre ONU y los distintos ministerios.

El programa de recuperación tiene algunos riesgos, señala el informe. La recuperación no ocurrirá, por ejemplo, "si la respuesta no es eficaz y no logra atender a los grupos en condición de mayor vulnerabilidad". Otro: "Si el país es afectado por desastres de origen natural y nuevas oleadas de aumento de contagios por Covid-19, que limiten aún más los recursos estatales destinados a la recuperación".

Para salir de la crisis, se reasignarán partidas presupuestarias. Actualmente, se gestionan recursos por un monto de 166 millones de dólares asociados a iniciativas de los pilares estratégicos. Un 44% serán recursos reprogramados. Los recursos se originan en fuentes de financiamiento, principalmente son del Gobierno nacional y de provincial, así como de distintos organismos internacionales y donantes privados. "A fin de acompañar las necesidades del Gobierno durante la etapa de recuperación, se continuarán actividades y se diseñarán nuevas iniciativas, lo que implicará una movilización adicional de 218 millones de dólares", señala el informe.

"La Argentina, un país pleno de recursos humanos y naturales, de ingresos medios y un desarrollo humano alto, enfrenta una compleja paradoja: mientras que los elementos recién mencionados lo ubican como país miembro del G-20, la Argentina atraviesa desde antes de la pandemia una seria crisis fiscal, con altísimos niveles de deuda externa y poca capacidad para atender, con recursos propios, las nuevas exigencias impuestas por el Covid-19. En otras palabras: en el mapa global del financiamiento al desarrollo cuesta ubicar a la Argentina como país prioritario. Pero el país requiere, urgente, acceder a un mayor financiamiento sin que esto signifique deuda adicional, que le permita recuperarse de esta crisis y poner en marcha un crecimiento sostenido. En este contexto, el Sistema de las Naciones Unidas en la Argentina reitera su compromiso de trabajar estrechamente con las autoridades del país para movilizar recursos concesionales de la cooperación internacional para apoyar la recuperación socioeconómica del país", escribe en el informe Roberto Valent, coordinador Residente ONU Argentina.

Estrategia

Este documento, se explica, proporciona una estrategia y un plan de acción del Sistema de las Naciones Unidas en la Argentina para la urgente respuesta socioeconómica y la recuperación ante la crisis provocada por la pandemia. "Un país de renta media, pero cuyas desigualdades económicas y territoriales son profundas, y cuyos impactos tendrán un efecto más agudo en las poblaciones en situación de vulnerabilidad: las personas mayores, las mujeres, los niños, las niñas y adolescentes, pueblos indígenas, afrodescendientes, personas con discapacidad, migrantes y refugiados, personas privadas de la libertad, población LGTBI, personas viviendo con VIH, personas en situación de extrema pobreza y personas en situación de calle", señala el texto.

En los próximos meses, la pandemia aumentará la pobreza y las desigualdades en el país. "En este contexto, implementar los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) adquiere una urgencia aún mayor. Sin respuestas socioeconómicas de urgencia, el sufrimiento de la población se acrecentará y pondrá en peligro vidas y medios de subsistencia a futuro", dice el informe.

Y hace una mención especial a la necesidad de revisar el sistema de educación a distancia. "A pesar de las medidas de enseñanza online que se están llevando a cabo, la educación de niños, niñas y adolescentes, en especial en los colectivos más vulnerables está viéndose muy afectada", dice.

La recuperación debe darse en cinco pilares fundamentales, que son los que recibirán las partidas presupuestarias: "La salud en primer lugar; proteger a las personas, sobre todo a los más vulnerables; respuesta y recuperación económica; respuesta macroeconómica, con medidas destinadas a promover la demanda y a mejorar la infraestructura social, políticas fiscales y de movilización de recursos para dirigir la recuperación económica a lo largo de una trayectoria más sostenible y neutral en carbono; y, por último, la cohesión social y la resiliencia comunitaria: el fortalecimiento de la capacidad institucional para promover la resiliencia de las comunidades, la promoción de la participación ciudadana y el diálogo social".

"Realizamos un análisis muy profundo del impacto del Covid. Los resultados son lo que se ve. La población ya lo sabe. Lo siente en la piel. Los impactos económicos han sido muy fuertes. Y la cuarentena ha sido sostenida. Ha salvado vidas desde el impacto de la salud y claramente ha impactado fuertemente la economía", dice Valent, en diálogo con LA NACION.

"Estos 18 meses es el tiempo que nosotros alineamos en el marco de la recuperación y respuesta que se lanzó a nivel global. No se puede hacer un marco de tres o cuatro años. Pero es claro que eso es el tiempo que va llevar a la economía recuperarse de este embate. Y todavía no estamos en un contexto postpandemia", agrega el representante de ONU Argentina.

Los 18 meses que se estipulan empiezan a correr a partir de septiembre. Desde Naciones Unidas ponderan las medidas que adoptó el Gobierno nacional en cuanto a poner en condiciones y preparar a sistema de salud y propiciar ayuda para los sectores más vulnerables. "Hubo focalización en activar amortiguadores socioeconómicos. Hay que destacar el fortalecimiento del sistema de salud, en su conjunto y de protección social. El país ha amparado la población más desprotegida. Se ha priorizado a la población más vulnerable y a los más impactados. Y eso se ve con buenos ojos. Pero en términos de la afectación de la economía... es ahí donde le va empezar a apretar el zapato al país: en la recuperación económica. Cómo reactivar los empleos, recuperar capacidad productiva, asegurar el ingreso económico en los hogares, ese es el gran desafío. La inclusión económica va a ser donde Naciones Unidas van a tener que ayudar", agrega Valent.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.