"Operación Chacal": un argentino, el mayor falsificador de España

Detuvieron en Madrid a un argentino considerado el mayor falsificador de España

06:19
Video
(0)
8 de febrero de 2019  • 12:27

MADRID, España.- El nombre de la historia podría ser un best-seller policial o una serie de Netflix : "Operación Chacal". El nombre del personaje tiene reminiscencias de telenovela: Néstor Aníbal. El caso en cuestión es un argentino de 70 años que llegó a utilizar varias identidades falsas y tras casi un año de investigaciones, fue detenido ayer en Madrid por la Policía Nacional quien lo ha considerado el más perfecto falsificador de documentos en España.

Junto a Néstor, fueron capturados su hijo y otra decena de personas cuando se encontró un laboratorio completo dedicado a la confección de documentación apócrifa, el más grande hallado hasta ahora en España. Están acusados de liderar la banda más importante de falsificadores de documentos del país, la cual abastecía especialmente a marroquíes para poder ingresar al territorio, informó la Policía Nacional.

Al dar detalles de la "Operación Chacal", las autoridades indicaron que Aníbal es un hombre meticuloso, autodidacta, un auténtico "artesano" del documento falso y que costaba descubrir los plagios que realizaba. Parece ser tan "apasionado" de su trabajo que cuando fue detenido, él mismo explicaba con detalle a los policías cómo hacía la falsificación porque había inventado hasta técnicas de secado de la tinta, según indicó la agencia EFE.

Llevaba 30 años en España de forma irregular y manejaba cuatro identidades según los fines. Néstor Aníbal y tres falsas: Juan Carlos, Alfredo y Mateo, una de ellas era la que utilizaba para su actual mujer. Tenía planes de pensiones y una caja de seguridad donde encontaron 25.000 euros.

La Operación

Aníbal mudaba el laboratorio cada tanto y el último, ahora desmantelado, se encontraba en un edificio de oficinas de la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid, que tenía como fachada un negocio dedicado a la impresión.

Según los investigadores, la banda principalmente falsificaba la Tarjeta de Residencia de Familiar Comunitario y permisos de conducción a un costo entre 800 y los 1500 euros. Pero el producto premium eran los pasaportes: le costaban 5000 euros al usuario final.

No era un banda más, eran muy profesionales y contaban con una alta calidad de insumos. Los investigadores realizaron nueve registros y en la imprenta allanada encontraron un sofisticado laboratorio: dos grabadoras láser, dos prensas de impresión tampográfica y termográfica y unas 2000 tarjetas en blanco, la mayoría de ellas con el chip incorporado.

Una vez producido el documento, los falsificadores lo enviaban mediante mensajería postal, realizándose el pago a través de transferencias bancarias o entidades de envío de dinero.

Luego, los destinatarios en Marruecos accedían a territorio español por vía aérea en vuelos directos o a través de las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla.

La investigación

La pesquisa se inició en junio de 2018 y en el transcurso comprobaron que la red estaba integrada por argentinos y españoles, que a su vez contaban con una red de intermediarios de origen marroquí que se encargaban de facilitar a sus compatriotas las documentaciones a través de familiares que estuvieran en España.

La variedad de documentos que falsificaban era muy elevada, ya que elaboraban pasaportes -italianos, argentinos y marroquíes-, cartas de identidad francesas o italianas, visados estadounidenses o tarjetas de residencia de España (régimen general y comunitario).

El caso seguramente tendrá derivaciones, ya que los agentes constataron que la banda no se dedicaba únicamente a la venta de documentos falsos para la entrada ilegal en España, sino que también eran utilizados para la constitución de empresas, la apertura de cuentas bancarias o la solicitud de créditos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.