Primer Mundo, en Palermo: el imponente Instituto Max Planck