Salta: la Virgen del Milagro movilizó a una multitud

Unas 850.000 personas de todo el país participaron de la procesión
Carlos Pastrana
(0)
16 de septiembre de 2014  

SALTA.- La devoción por la Virgen del Milagro congregó ayer a unos 850.000 fieles, según cálculos de la policía local, que participaron de una procesión frente al monumento que evoca la Batalla de Salta en esta ciudad. Muchos, cerca de 30.000, llegaron caminando desde todos los rincones de la provincia, entre ellos los que partieron a principios de mes desde el montañoso departamento Santa Victoria Oeste para cubrir los 500 kilómetros a pie hasta la capital salteña y 3000 pobladores que caminaron desde el departamento Los Andes. Y cada vez más participan fieles de todo el país. La procesión partió de la catedral hasta el monumento 20 de Febrero con unas 15 cuadras cubiertas de fieles que reiteraban la fórmula "Señor, Tú eres Nuestro y nosotros somos Tuyos". En la misa oficiada por la mañana frente a la catedral basílica, Santuario del Milagro, el obispo de La Rioja, Marcelo Colombo reflexionó: "Todos debemos trabajar para construir una patria más justa y fraterna, con valores y coherencia". Remarcó ante la inminencia del bicentenario de la Independencia que "es hora de poner signos concretos de la vitalidad de nuestra fe en la vida social de la Argentina, para ser luz con Él y hacerlo presente no sólo de palabras, sino con obras y de verdad, proclamándolo vivo en medio de nosotros, fortaleciendo la cultura del encuentro" con un sentido de peregrinación. El arzobispo de Salta, vicepresidente segundo del Episcopado, Mario Cargnello, en la procesión de penitencia del sábado que evoca la que originó la devoción fustigó a quienes "hacen de la mentira un recurso engañando para dominar a los demás", sea en los negocios o "en el ejercicio del poder, sea político o religioso. Que nunca mintamos porque dañamos lo más digno del ser humano, que es la necesidad de conocer la verdad, vivir en la verdad. No hay libertad sin verdad".

La devoción del Milagro nació el 13 de septiembre de 1692 cuando fuertes temblores sacudieron la aldea colonial y destruyeron la ciudad de Esteco, en el sur provincial.

El padre jesuita José Carrión dijo que el fenómeno no cesaría hasta que sacaran en procesión la imagen del Cristo Crucificado, llegada cien años antes, enviada por el obispo Victoria desde España, que estaba en la Catedral. Una imagen de la Santísima Virgen María bajo su advocación de Inmaculada Concepción estaba tirada al pie del crucifijo. Cuando las sacaron en procesión, cesaron los movimientos de tierra.

Salta es una zona de riesgo sísmico 3. Desde entonces se renueva el Pacto de Fidelidad y nuevamente hubo manifestaciones de fe en 1644, 1948 y 2010, cuando hubo fuertes sismos. Se rezó "para que nos encontremos fraternalmente como pueblo argentino" y los peregrinos caminaron para dar gracias y pedir por la unidad de la familia, la salud, el trabajo, el estudio de los hijos, por la paz, entre otras intenciones, también por los enfermos y presos que no pueden marchar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.