srcset

San Telmo

San Telmo: liberaron de manteros y artesanos un tramo da la calle Defensa

Víctor Pombinho Soares
(0)
25 de enero de 2019  • 15:38

Como hace años no sucedía, los turistas que caminaron el domingo pasado por la calle Defensa, entre San Juan e Independencia, pudieron hacerlo por la vereda y la calzada, que ahora están libres de manteros y artesanos por un acuerdo entre el gobierno de la Ciudad y El Adoquín, la cooperativa que reúne a los 220 artesanos que ocupaban el espacio público. En virtud de este acuerdo, los artesanos pueden trabajar los domingos en la calles Chile, entre Defensa y Balcarce y Defensa, entre Independencia y Chile.

Los anticuarios tienen puestos en la calle entre Defensa y Humberto Primo
Los anticuarios tienen puestos en la calle entre Defensa y Humberto Primo Fuente: LA NACION

Si bien un tramo de Defensa permanece ocupada parcialmente por unas rejas del gobierno porteño, que está reparando los adoquines, es posible vislumbrar un futuro mejor para el paseo, que se había ido convirtiendo con los años en una Saladita donde se vendía comida y todo tipo de baratijas, con manteros ocupando las veredas y la calle. Debido a esta situación, muchos anticuarios bajaron la persiana y hay varios locales cerrados.

"Tenemos un optimismo moderado. Es insólito que esto haya ocurrido durante tantos años. Pero queremos celebrar que la Cooperativa El Adoquín decidió definitivamente reinstalarse en el lugar que el Gobierno le permite y liberar este tramo entre Independencia y San Juan. Es muy bueno que los manteros pasen a formar una feria legal. Gracias a este acuerdo, todos podremos vivir en armonía y trabajar en paz, manifestó Norberto Medrano, presidente de la Asociación de Anticuarios y Amigos de San Telmo.

La gente pudo disfrutar del paseo
La gente pudo disfrutar del paseo Fuente: Archivo

En la zona se observaba una fuerte presencia policial, ya que algunos manteros no están de acuerdo con el arreglo y realizaron protestas porque temen perder su espacio. También colgaron carteles en contra de los dirigentes de El Adoquín.

"Nosotros rescatamos mucho el rol de la organización, de la institucionaldad, pertenecemos a la Confederación de Trabadores de la Economía Popular (Ctep) y rescatamos el trabajo de los sindicatos de las organizaciones populares que generan diálogo para resolver los conflictos", afirma Gabriela Olguín, presidenta de la cooperativa El Adoquín.

"No tenemos ninguna condena con los otros trabajadores que aún no se han sindicalizado. El acuerdo no implica que se desaloje a otros trabajadores, por eso no estamos trabajando en Defensa, todavía, somos respetuosos de eso. Estamos conversando con ellos para que se integren. Es muy importante para nosotros dejar de ser ilegales, para que no te decomisen. Ese logro, esa tranquilidad, creo que todos van a ver que ese es el camino. Hay que ordenarse en el espacio público. Tenemos que ver la forma de que los comerciantes y vecinos interactuen bien con nosotros. Entendemos que es complejo por la crisis económica, que hace que mucha gente trabaje en la calle", señala Olguín.

"Nosotros tenemos 12 años de existencia. Somos una cooperativa de productores, somos artesanos, artistas, manualistas y microeemprendedores. Hay más intransigencia del gobierno porteño con los que venden cosas que no producen. Esperamos que este camino les sirva. Estamos organizados en forma bastante parecida a los sindicatos, da resultados. Con el convenio logramos ser reconocidos como parte en un conflicto laboral. Creemos que este acuerdo no tiene antecedentes para los trabajadores de los espacios públicos. Somos una feria, con puestos de propiedad cooperativa que soldamos nosotros en un taller. Somos como una empresa recuperada, para nosotros la fábrica es la calle. Entendemos que había comerciantes que no nos querían", reconoce Olguín.

Los anticuarios, contentos

Flavio Seratti es anticuario y trabaja desde hace 23 años en San Telmo. Está muy conforme con el cambio: "Me perjudicaba mucho en cuanto al ingreso de gente porque me tapaban totalmente la vereda. Y además me tiraban bolsos, comida, cajas, no me entraba gente al negocio. Estaban ilegalmente desde hace 12 años, pero nunca nadie tomó la decisión de sacarlos", asegura en su local.

Los locales de comida, sin competencia desleal
Los locales de comida, sin competencia desleal Fuente: LA NACION

El clima, de todas formas, es de tensión. Muchos dueños de locales no quieren hablar con LA NACION y otros lo hacen en condición de mantener el anonimato por temor a represalias. "Yo estoy desde antes de 2005. Esto era un paseo donde había anticuarios, locales de diseño y galerías de arte, lleno de gente. Los manteros vinieron en 2005 y fue un desastre. Por empezar es ilegal, no puede ser que yo pague alquiler, invierta, pague impuestos y tenga que competir con productos mediocres y con gente de mala onda, porque no te vayas a pelear con ninguno...", comenta un anticuario que pidió no dar su nombre.

"Afortunadamente los sacaron, pensé que no los iban a sacar nunca. Hoy lo veo fantástico, tranquilo, tenemos la obra acá enfrente, que espero que dure poco. Pero estoy contentísimo, estamos todos los vecinos contentos. Esto era un desastre. La gente ahora puede ver los negocios. Los manteros distraían la vista, ocupaban la vereda y tenías que estar peleándote para que liberaran el espacio público. Festejo que los hayan sacado, estoy más que contento", señala el hombre, que reitera su pedido de que su nombre no aparezca.

El gobierno de la Ciudad está reparando la calle Defensa
El gobierno de la Ciudad está reparando la calle Defensa Fuente: LA NACION

En el Gobierno de la Ciudad se muestran conformes con la situación actual. "Con todo este acuerdo que logramos hemos transformado la calle Defensa, poniendo sobre Chile a los artesanos que estaban en ese lugar. A los que todavía no acordaron les hemos ofrecido regularizarse y que cumplan con las pruebas de taller que les exigimos. Los artesanos, tanto de esa feria como de las otras habilitadas tienen que presentarse en la Dirección de Ferias y cumplir con las pruebas de taller, donde se los evalúa", destaca Juan Pablo Limodio, subsecretario de Administración y Uso del Espacio Público del gobierno porteño.

Limodio explica que entre Independencia y Plaza de Mayo la feria de artesanos es legal: los puestos se ponen sobre la calle, que los domingos es peatonal, y las veredas deben estar liberadas, mientras que entre San Juan e Independencia es "un paseo muy lindo de anticuarios, por lo se busca ir ordenando el espacio público, para que el peatón pueda transitar cómodamente".

El funcionario asegura que no permitirán que vuelvan los manteros. "San Telmo es una zona turística, patrimonial, la ley regula esta feria que va de Plaza de Mayo a Independencia, es una feria muy linda que es parte de la zona de San Telmo, al turista le interesa", señala Limodio, al tiempo que rescata el trabajo manual que se está haciendo con los adoquines.

Los anticuarios se instalaron hace más de 40 años en la calle Defensa. De la mano de estos locales, entonces, surgieron los puestos de la feria en Plaza Dorrego. Pero a partir de la crisis de 2001, la zona comenzó a degradarse.

Hoy, con 500 anticuarios en un radio de 1 kilómetro, San Telmo tiene la mayor concentración de anticuarios de Sudamérica y la segunda a nivel mundial después de París. En todo el mundo no hay una ciudad que, en tan pocas cuadras, concentre tantos negocios de antigüedades: los hay desde Defensa al 50 hasta Parque Lezama, algunos en calles cercanas y otros dentro de galerías de arte.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.