El hallazgo en Etiopía. Se completa la cadena evolutiva