Según cifras oficiales, en América se vive 5 años más que el promedio mundial