srcset

Proyecto Naturaleza

Sofía Heinonen. La guerrera que lucha por la vuelta del yaguareté a los Esteros del Iberá

Nicolás Cassese
(0)
18 de noviembre de 2019  • 07:13

PARQUE NACIONAL ESTEROS DEL IBERÁ, Corrientes.- El carpincho pasta en la orilla mientras una garza se apoya en su lomo y otea el río buscando una presa. El chajá interrumpe con sus alaridos, pero el yacaré ni se inmuta. Tampoco lo hace la bandada de patos, ni la cigüeña, ni el ciervo de los pantanos, ni el pecarí. El río Carambola, que serpentea la planicie pantanosa del Parque Nacional Esteros del Iberá, es un postal bíblica del paraíso natural.

Sofía Heinonen. La guerrera que lucha por la vuelta del yaguareté a los Esteros del Iberá

03:53
Video

"Están gordos y confiados, pero esto pronto se les acaba", se ríe Sofía Heinonen directora de la ONG Conservation Land Trust Argentina (CLT) y una de las principales responsables de que este rincón del planeta se haya convertido en un vergel de placidez en tiempos de crisis climática. La advertencia se relaciona con la pronta liberación del yaguareté, el máximo depredador de este ambiente. Si no quieren convertirse en su cena, el resto de las especies deberá abandonar su actitud bucólica.

El yaguaraté estaba casi extinto y CLT está trabajando en su reintroducción
El yaguaraté estaba casi extinto y CLT está trabajando en su reintroducción Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

Como muchos de los bichos que hoy patrullan los esteros, el yaguareté estaba casi extinto. El trabajo de Heinonen y su equipo busca recuperarlo. Cinco ejemplares de este tigre americano hoy se entrenan en inmensas jaulas. Nacidos en cautiverio, o domesticados, CLT apunta a que renazca su instinto primitivo para que vuelvan a ser el terror de este pantano. "Con el yaguareté suelto acá habrá un paisaje de miedo", se entusiasma Sofía al referirse a la necesidad de estar alerta que modificará la vida en los esteros. Una vez más, sólo sobrevivirán los más aptos.

Contra el exterminio del planeta

Con 51 años y casi 35 dedicados a la naturaleza, Heinonen es una guerrera ambiental, la madre intelectual de los jóvenes que, como Greta Thumberg, este año sacudieron el mundo denunciando el exterminio del planeta. La diferencia es que, antes que levantar el dedo acusador, Sofía recorre el país recuperando ambientes naturales. "El desafío es transformar la angustia y la desesperación de los jóvenes en un motor de cambio", explica esta bióloga de alpargatas que disimulan su enorme poder. En la Argentina, CLT ya lleva donadas casi medio millón de hectáreas y la agenda de Sofía incluye encuentros con presidentes y magnates.

El carpincho y la garza, dos especies habituales de los Esteros del Iberá
El carpincho y la garza, dos especies habituales de los Esteros del Iberá Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

El plan con el que opera la ONG parece simple: con el dinero de donantes, compra campos que están en zonas de relevancia ambiental, restaura su flora y fauna y luego los dona al Estado para que funcionen como parques naturales. Sin embargo, no lo es.

Comprar es lo más fácil, sólo cuesta plata. La fortuna inicial vino de los bolsillos de Douglas Tompkins, un aventurero que se hizo rico con una marca de indumentaria y luego puso su fortuna detrás de su fanatismo ambiental. Tompkins murió en 2015 en una accidente de kayak en Chile.

Mucho más difícil que comprar es recuperar los ambientes degradados por la agricultura y el desmonte y coordinar su entrega para uso público. Luego de siglos de evolución, en un puñado de años la acción del hombre extinguió especies, o las dejó recluidas a zoológicos y colecciones privadas. Escindidos de su ambiente, los animales que sobreviven enjaulados son analfabetos naturales, perdieron los saberes que les permitían vivir en libertad.

Los yacarés descansan a la orilla de ríos y lagunas
Los yacarés descansan a la orilla de ríos y lagunas Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

Es el caso de los guacamayos que CLT está entrenando para volver a introducirlos en los esteros. Estos pájaros de un rojo intenso que combina con su plumaje verde y celeste -los protagonistas de la película animada Río- están aprendiendo a volar en túneles protegidos por una gran red. Durante meses, practican una rutina de apenas 50 metros, con dos adiestradores que los llaman hacia su alimento con un silbato. Recién cuando dominan este ejercicio pasan a la siguiente instancia, entre montes y sin la protección de la red. Luego, la libertad y la esperanza de que se reproduzcan para así volver a poblar lo que alguna vez fue su territorio. "Son muy vistosos y se acercan a los poblados, serán nuestros embajadores", explica Sofía.

Resistencia de los productores

El otro gran enemigo del trabajo de CLT es la resistencia de algunos productores rurales. La idea de naturaleza de Heinonen implica una crítica explícita al modelo agrícola ganadero que impera en la Argentina. Uno de los campos privados a la entrada del Parque Nacional Iberá está repleto de vacas. En el otro hay una plantación de pinos. Ambos predios son un páramo ambiental al lado de Iberá. Los pinos y las vacas expulsan al resto de las especies. Nada prospera a su alrededor.

"El desmonte, la ganadería a gran escala y la agricultura transgénica generan destrucción y pobreza", se queja Sofía. El hombre, continúa, domesticó un par de especies y está en camino de eliminar aquellas que no le resultan productivas, pero esta simplificación de la naturaleza atenta contra nuestra propia supervivencia. Enfocar el problema ambiental sólo desde la perspectiva del cambio climático es un error, explica. La clave, dice, es la restauración de los ambientes naturales. Y en esto, las especies endémicas resultan fundamentales.

A los guacamayos nacidos en cautiverio hay que enseñarles a volar
A los guacamayos nacidos en cautiverio hay que enseñarles a volar Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

Su alternativa de desarrollo supone producciones agrícola ganaderas variadas, respetuosas de la diversidad y en escalas más pequeñas que los grandes conglomerados actuales. Estos cambios también incluyen modificaciones en nuestra manera de consumir y de relacionarnos con la naturaleza y son la causa que impulsó Tompkins en vida. También es la agenda de un grupo de empresarios críticos del capitalismo, entre los que se encuentra Yvon Chouinard, un amigo de Tompkins dueño de la marca de ropa Patagonia.

Sospechas

Cuando desembarcó en la Argentina, los movimientos de Tompkins levantaron sospechas por izquierda y por derecha. La Sociedad Rural de Corrientes lo combatió, pero su pico de conflicto fue con Luis D'Elía. En agosto de 2006, el entonces subsecretario de Tierras para el Hábitat Social del gobierno kirchnerista cortó con tenazas las tranqueras de los campos correntinos que Tompkins había comprado para donar. Lo acompañaban varios legisladores y una decena de medios locales. Era la misma época en que, desde el otro extremo del arco político, Elisa Carrió denunciaba a los extranjeros que compraban tierra en la Argentina. "Vienen por el agua", advertía.

El Parque Nacional Esteros del Iberá tiene 183 500 hectáreas
El Parque Nacional Esteros del Iberá tiene 183 500 hectáreas Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

Heinonen y Tompkins, en cambio, congeniaron desde el principio. Sofía se había enamorado de la causa ambiental al mismo tiempo que conoció al padre de sus hijos. Fue en una charla que Juan Carlos Chebez, un naturalista argentino fallecido en 2011, dio en el Labardén, el colegio de Sofía de San Isidro. Chebez tenía 22 años y Sofía 16 y comenzaron a compartir salidas al campo a hacer trabajo ambiental. Con un grupo de jóvenes, exploraban, acampaban, hacían inventario de especies y sentaban las bases de lo que décadas más tarde se convertiría en parques naturales.

El lobo gargantilla estaba extinto y tuvieron que traer un ejemplar de Hungría
El lobo gargantilla estaba extinto y tuvieron que traer un ejemplar de Hungría Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

Luego de ocho años de noviazgo, se casaron y se instalaron a trabajar para Parques Nacionales en la reserva de Iguazú. Allí nacieron sus dos hijos, a los que se llevaba con mochila a sus expediciones en carpa. "Uno de nuestros programa era contar yacarés mientras bajábamos en bote por el río Iguazú ", recuerda. Lautaro tiene 23 años, se dedica al arte y a la historieta y vive en el bajo de San Isidro. Camila, de 20, estudia comunicación en Holanda y es activista de Extinction Rebellion, una organización ambiental.

El ciervo de los pantanos es otra de las especies que conviven en la zona
El ciervo de los pantanos es otra de las especies que conviven en la zona Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

Tompkins necesitaba alguien para comenzar a trabajar en la restauración de Iberá y contrató a Sofía que, ya separada, se mudó con sus dos chicos a Corrientes. Vivían en una zona sin colegios y los educó con un programa a distancia del Ejército. Invitaban a familias amigas o a alumnos de intercambio -tuvieron una francesa, un tailandés y una neozelandesa- para sumar variedad en el aula.

De a poco y con mucho trabajo fueron reintroduciendo las especies originales que hace años no aparecían por los esteros. Osos hormigueros, venados, pecarís y guacamayos volvieron a patrullar el pantanal. El yaguareté cerrará el círculo de la misión que le encomendó Tompkins y marca el final de CLT Argentina. En pocas semanas la fundación cambiará su nombre a Rewilding Argentina. El objetivo es prosperar ya sin la tutela, ni el dinero, de su fundador.

Las cigüeñas, otra especie que abunda en la zona
Las cigüeñas, otra especie que abunda en la zona Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli / Enviado Especial

La agenda de Sofía combina destinos internacionales y reuniones con financistas, con expediciones en terrenos repletos de barro. Un típico recorrido incluye Los Angeles, Buenos Aires, Esteros del Iberá, El Impenetrable, en Chaco y alguno de los parques patagónicos. Se sube a decenas de aviones por mes y maneja cientos de kilómetros por autopistas o caminos de ripio.

Heinonen está al frente de un grupo de 120 personas que se ocupa de negociar donaciones con multimillonarios, compras de campos, cesiones de terrenos con gobiernos y reintroducciones de especies con biólogos. Y lo hace durmiendo en grandes hoteles, o en carpas en el medio del monte. Es severa al argumentar contra las represas de Santa Cruz frente a Mauricio Macri, o regañar a un contratista que transporta operarios en un tractor, pero paciente cuando detiene la camioneta y espera a un yacaré que, parsimonioso, se toma su tiempo para cruzar el camino.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.