Las expediciones a los tesoros del Titanic

Después de 73 años, mientras buscaban dos submarinos nucleares en el océano, un grupo de expertos halló el mítico barco y despertó la fiebre por sus restos
Víctor Ingrassia
(0)
12 de abril de 2012  • 17:59

Durante 73 años se tejieron historias de todo tipo y el misterio que rodeó al hundimiento del Titanic era casi total, salvo por las declaraciones – varias de ellas contradictorias- de los pasajeros y oficiales que sobrevivieron a la tragedia ocurrida a la mayor embarcación del mundo a principios del siglo XX.

¿Dónde estaban los restos del lujoso trasatlántico que se fue a pique al fondo del océano provocando la mayor cantidad de pérdidas de vidas humanas en tiempos de paz? ¿Cómo había sido el choque con el iceberg? ¿Había señales en casco que determinaran las causas del accidente? ¿En qué condiciones se encontraban los millones de objetos del buque y de los pasajeros? ¿Podrían ser rescatados alguna vez?

Miles de preguntas se hicieron hasta que una expedición en 1985 descubrió exactamente en qué lugar del vasto y profundo fondo del océano Atlántico descansaban los restos del lujoso barco a vapor RMS Titanic (Royal Mail Steamship Titanic, o "Buque de vapor del Correo Real Titanic") perteneciente a la empresa White Star Line que se hundió el 15 de abril de 1912 tras chocar con un iceberg alrededor de 153 kilómetros al sur de los Grandes Bancos de Terranova, donde murieron 1517 personas y sólo 705 sobrevivieron.

Tras conocerse que la primera expedición para buscar los restos del Titanic había fracasado en 1963 por falta de una tecnología especial desarrollada para submarinos a fin de que pudieran "peinar" el lecho de un océano a casi 4000 metros de profundidad, en 1980 el oceanógrafo Dr. Robert Ballard persuadió a la Armada estadounidense para desarrollar un sistema de investigación submarina de avanzada y así localizar buques o submarinos de guerra hundidos con potenciales armas –algunas nucleares- en su interior.

Según confesó en una entrevista al diario El Mundo, de España, Ballard, de la Institución Oceanográfica de Woods Hole se embarcó junto a su compañero francés Jean-Louis Michel, del Ifremer, en una expedición con la armada estadounidense en plena Guerra Fría para hallar dos submarinos nucleares hundidos en el océano. "No queríamos que los rusos supieran dónde estaban las armas, así que necesitábamos una historia. Y dijimos que estábamos buscando el Titanic, pues se pensaba que estaba cerca", afirmó Ballard en la entrevista.

Una vez que concluyó la misión militar, Ballard, que también sirvió en el Ejército estadounidense, acordó con la armada que utilizaría el robot sumarino "Argo" durante 12 días para realmente dar con los restos del Titanic. Sólo necesitó nueve para hallar la mítica embarcación el 1 de septiembre de 1985 a la 1:05 AM, cuando la pantalla del submarino no tripulado mostró las primeras imágenes del naufragado Titanic utilizando el trineo sonar que logró tomar cerca de 20.000 fotografías durante cuatro días.

Las fotografías mostraron las ruinas del buque esparcidas en los 600 metros que separaban la proa de la popa. Lo que confirmó la teoría de que el trasatlántico se había partido en dos antes de hundirse.

Ballard, que a lo largo de 52 años realizó más de 130 expediciones submarinas, en las que ha encontrado naves emblemáticas, como el Bismarck, el Lusitania o el Britannia, regresó a la zona el 12 de julio de 1986 a bordo del Atlantis II y volvió a observar los restos del Titanic con el submergible "Alvin". Pero decidió no sacar ninguna pieza de la legendaria embarcación como signo de respeto a los más de 1500 fallecidos y sus familiares y descendientes, perdiendo así los derechos sobre los restos del barco.

En los años siguientes varias empresas comenzaron a recuperar objetos del Titanic. Algunos se exhiben en exposiciones y muchos otros han sido vendidos a particulares en subastas.

Otras expediciones

Conocida con certeza la ubicación del Titanic, empresas privadas de todo el mundo no tardaron en llegar al lugar donde reposan los tesoros del barco de lujo que marcó toda una época. En 1987, una expedición francesa llegó al lugar con el objetivo de rescatar varios objetos del fondo marino para exhibirlos en museos o muestras itinerantes.

Las expediciones continuaron en 1993 hasta que en 1996, la compañía RMS Titanic, Inc. (una filial de Premier Exhibitions Inc.) fue reconocida como la organización con los derechos para recuperar y preservar los artefactos del Titanic por parte de un tribunal de los Estados Unidos.

RMS Titanic, Inc. recuperó 5500 piezas y artefactos del buque durante las siete expediciones que realizó en 1987, 1993, 1994, 1996, 1998, 2000, 2004 y 2010. Partes de calderas, barandas, muebles enteros, vestimentas, objetos personales, joyas y hasta una sección del casco del barco de 20 toneladas fueron recuperadas para ser exhibidas en distintos museos y galerías por más de 20millones de personas.

Algunas expediciones pudieron introducir robots con cámaras en el interior del barco y recorrer algunas habitaciones de la cubierta A y observar las chimeneas en las habitaciones de lujo, cerámicas, pianos, sillas y catres aún reconocibles.

Durante el verano de 2010 las empresas Woods Hole Oceanographic Institution y RMTS realizaron la expedición más avanzada a los restos del Titanic. Tres avanzados robots submarinos barrieron varias veces el fondo marino donde se esparcen los escombros, logrando tomar más de 100.000 fotografías, que fueron publicadas este mes por la revista ' National Geographic '.

El mapa construido de los restos del Titanic, según señalan sus autores, ayudará a los científicos a explorar el área y a protegerla como un sitio arqueológico a fin de conservar los restos que están ahora bajo el cuidado de la Unesco en su programa de conservación y protección del patrimonio cultural subacuático.

La animación en vivo del recorrido del Titanic

Seguí al instante el recorrido que hizo el Titanic hace 100 años

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.