Torre Ader, la hermana menor de la Torre de los Ingleses que se esconde en Vicente López

Inaugurada hace un siglo, es el legado del empresario vascofrancés homónino en la Argentina; hoy aloja un instituto histórico y actividades culturales
Inaugurada hace un siglo, es el legado del empresario vascofrancés homónino en la Argentina; hoy aloja un instituto histórico y actividades culturales Crédito: Fernando Massobrio
Virginia Mejía
(0)
15 de febrero de 2019  

Hay que trepar 217 escalones de mármol de Carrara para llegar al mirador de la Torre Ader de Vicente López . La construcción es mucho menos conocida que la de su torre hermana, la de los Ingleses de Retiro. Oculta entre chalecitos y fábricas de Villa Adelina, pasa inadvertida y no es fácil encontrarla. Sin embargo, fue erigida como parte del castillo del empresario vascofrancés Bernardo Ader y luego donada por su familia a la Argentina. Según los especialistas, fueron dos torres históricamente en pugna dado que son casi de la misma época y tienen marcadas similitudes.

Hay que trepar 217 escalones de mármol de Carrara para llegar al mirador de la Torre Ader
Hay que trepar 217 escalones de mármol de Carrara para llegar al mirador de la Torre Ader Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Un detalle no menor es que ostentan una idéntica inscripción en su frente, aunque invertidas sus palabras. Mientras que la de Retiro dice "Dios y mi derecho", la de Vicente López señala "Mi derecho y Dios", colocando los derechos privados sobre los generales, tal como lo hubiera hecho un empresario de la generación del 80, Ader, quien junto a su cuñado -el barón Bieckert- hizo una gran fortuna en nuestro país gracias al negocio de la cerveza.

Está oculta entre chalecitos y fábricas de Villa Adelina, pasa inadvertida y no es fácil encontrarla
Está oculta entre chalecitos y fábricas de Villa Adelina, pasa inadvertida y no es fácil encontrarla Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

La Torre Ader, proyectada en 1907, era para su época la más alta de la ciudad, aunque modesta. Al aceptarse en 1909 la donación inglesa de una torre monumental, la decisión de Ader de concretar su propia torre se aceleró. "Puede parecer absurdo que dos comunidades compitan para ver cuál edifica la torre más alta por la simple y a la vez tonta idea de que algo es mejor si es más grande. Pero así es la historia por la que entraron en pugna", asegura el arqueólogo Daniel Schavelzon a LA NACION.

Su mirador ofrece una hermosa vista del barrio
Su mirador ofrece una hermosa vista del barrio Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Ambas se inauguraron mucho después de lo planeado: la de Retiro, el 24 de mayo de 1916, y la de Villa Adelina, en octubre de 1917. Una representa el poder de un país extranjero y la otra, la capacidad de trabajo de un industrial llegado de Europa. Las dos son parte del legado histórico, expresiones de una sociedad multifacética.

La Torre fue inaugurada en octubre de 1917
La Torre fue inaugurada en octubre de 1917 Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Quien se encarga de mantener viva la memoria de los Ader en nuestro país es su tataranieta, Magdalena Vila Torralva: "Bernardo llegó desde los Pirineos a los 15 años, alrededor de 1860. Lo enviaron solo, en barco, sin comunicación con sus padres. En Europa pasaban hambre", cuenta. Agrega que la hermana de Ader vivía en la Argentina y estaba casada con Bieckert, dueño del imperio cervecero. "Él no recibió bien a Bernardo. Le dijo que cuando hiciera su propio dinero volviera a verlo. A cambio le consiguió un trabajo de ebanistería, y un galpón donde dormir y trabajar. Pero Bernardo era muy vivo y de a poco empezó a armarse", relata Vila Torralva, nieta de Anita, la única hija de Bernardo Ader que sobrevivió.

Según la descendiente, un día su tatarabuelo le pidió a Bieckert casarse con su prima alemana Elise Schulze. Al mismo tiempo, Ader comenzó a hacer fortuna y decidió vivir en Villa Adelina, un lugar al aire libre, saludable para la recuperación de sus hijos enfermos. Construyó la Torre Ader en una propiedad de 300 hectáreas regaladas por Bieckert a su sobrina Anita. Pero en realidad quiso construir un castillo francés con una torre, un típico chateau, con materiales traídos de Europa y vitrales en todas las ventanas. "Deseaba vivir en un verdadero castillo al estilo Enrique VIII, quizá por sugerencia de su hijo Eduardo que estudiaba ingeniería", explica Schavelzon.

El mirador ofrece una hermosa vista del barrio
El mirador ofrece una hermosa vista del barrio Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

El proyecto empezó con la construcción de la torre; por ese entonces las dos únicas torres que se veían a lo lejos eran la Ader y la de los Ingleses. Como sus hijos empeoraron, demoró la obra. Finalmente murieron. "Con gran tristeza, Ader decidió frenar la construcción del castillo y dejar solo la torre", recuerda la tataranieta. Consideró que debería ser un regalo al país que lo había adoptado, por lo que la construcción fue resignificada como gesto para el Centenario de 1916, en agradecimiento a la Argentina y en honor a sus hijos fallecidos. Fue bautizada Torre de la Independencia, pero con el correr de los años pasó a ser llamada simplemente Torre Ader.

Recuerda que cuando era un hombre mayor se hacía llevar hasta Vicente López para que lo subieran con su silla hasta el último escalón de la torre y ver Buenos Aires desde lo alto.

Ambas torres tienen idéntica inscripción en su frente, aunque invertidas sus palabras. Mientras que la de Retiro dice "Dios es mi derecho", la de Vicente López señala "Mi derecho es Dios"
Ambas torres tienen idéntica inscripción en su frente, aunque invertidas sus palabras. Mientras que la de Retiro dice "Dios es mi derecho", la de Vicente López señala "Mi derecho es Dios" Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Luego de la muerte de Bernardo, Anita emigró a París, junto a su familia y su madre. Vivieron allí 15 años hasta que, debido a la debacle económica, volvieron a la Argentina a vivir a la torre, la cual fue habitada por tres familias descendientes de Ader durante 10 años. Transformaron ese lugar que había quedado abandonado en una estupenda quinta de 15 hectáreas, que funcionó como vivienda familiar para todos ellos. El resto del terreno fue dividido en lotes que se fueron vendiendo. Después se mudaron a la Capital. En 1996 donaron la torre a la Municipalidad de Vicente López, que la declaró monumento histórico municipal. Con el correr del tiempo quedó como estrangulada, escondida por error de loteo en una pequeña plazoleta, lo que hace casi imposible acceder a su entrada de Triunvirato 3400.

La torre mide 42,30 metros de alto
La torre mide 42,30 metros de alto Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Tiene 42,30 metros de alto, un basamento símil piedra hecho en cemento y una monumental escalera caracol. También monumento histórico de la provincia de Buenos Aires, hoy aloja al Instituto de Investigaciones Históricas Torre de la Independencia y actividades culturales. Hasta marzo se puede visitar de martes a viernes de 10 a 16 y los sábados de 15 a 20.

Fotos: Fernando Massobrio

Edición fotográfica: Fernanda Corbani

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.