Un astrónomo aficionado de Rosario registró por primera vez el nacimiento de una supernova