Ya no llegan tantas familias, pero sí muchos trabajadores