Angry Birds, por dentro

La Nación entrevistó a Jere Erkko, vicepresidente para América latina de Rovio, la compañía creadora del videojuego más exitoso de los últimos tiempos, y a su CEO y cofundador, Mikael Hed
Ricardo Sametband
(0)
21 de mayo de 2011  

Es un juego. Acumula 140 millones de descargas. Y cada día unos 75 millones de personas de todo el mundo invierten 200 millones de minutos intentando pasar un nivel o mejorar su puntaje revoleando pájaros con una catapulta para destruir la guarida de unos cerdos malos. O unos monitos, en el caso de la expansión Río, que ya fue descargada 25 millones de veces. El juego es Angry Birds y es, a su modo, el Tetris del siglo XXI: no hay otro título tan popular y que esté presente al mismo tiempo en tantas plataformas, incluyendo las móviles (Symbian, iOS, Android, en breve en la Playbook) y las tradicionales, como Windows, OS X, e incluso como agregado para el navegador Chrome.

El éxito de Rovio es una suerte de redención para sus fundadores, los primos Mikael y Niklas Hed, que la crearon en 2003, desarrollaron 50 juegos para móviles a pedido de terceros, y se encontraron, en 2009, con el momento más oscuro de la compañía. Decidieron apostar por un desarrollo propio, gastaron 100.000 euros y dieron vida al juego que, según la edición inglesa de la revista Wired , ya facturó más de 50 millones de euros entre ventas de aplicaciones, ingresos por publicidad en la versión gratis de los juegos, peluches y otras herramientas de difusión y merchandising. Y en marzo de este año la compañía recibió una inversión de 42 millones de dólares.

El martes último pasó por la Argentina Jere Erkko, vicepresidente para América latina de la empresa, para dar una charla en el marco del NokiaTalk Buenos Aires, un evento que el fabricante de móviles realiza en varias ciudades con conferencias sobre el mundo móvil, y anunciar el primer campeonato argentino de Angry Birds (ver recuadro Hasta un campeonato argentino ).

Erkko no participó en el nacimiento del juego ni de la compañía de desarrollo de videojuegos, pero a los 47 años tiene una larga experiencia en el mundo de los móviles y de los juegos (pasó por UniqMinds y RealNetworks), y es una suerte de adelantado de la empresa en el Nuevo Mundo: todos los empleados de Rovio (unos 80, aunque esperan llegar a 100 a fin de año) trabajan en Finlandia.

El ejecutivo conversó con LA NACION sobre el presente y el futuro de Angry Birds y con Mikael Hed, CEO de Rovio, mediante un mensaje de correo electrónico.

Angry Birds nació como un intento premeditado de Rovio de crear un juego que fuera sencillo de usar, atractivo para todas las edades, y aprovechara la novedad de las tiendas de aplicaciones centralizadas para tener una llegada más directa a los usuarios, en oposición a sus experiencias anteriores lidiando con las operadoras.

"Algunas proveedoras de telefonía móvil todavía están en la Edad de Piedra -dispara Erkko-. Creen que los clientes son sólo de ellos y su única preocupación es el ancho de banda que consumen. Hoy eso está cambiando, pero no siempre fue así."

Una cosa está clara para Erkko: aunque en Rovio no esperaban un éxito como el de Angry Birds (primero en descargas en todas las tiendas de aplicaciones en las que participa) las intenciones para Angry Birdssiguen siendo igualmente ambiciosas, tomando como referencia a clásicos como Mario Bros, un título que se renueva constantemente. "Buscamos estar siempre en la mente de los usuarios, y por eso estamos ofreciendo todo el tiempo actualizaciones y niveles nuevos, para que no se aburran al jugarlo -explica-. Así nació el acuerdo con Fox para tener una versión especial, Río, acompañando la película animada."

, contada por Mikael Hed, CEO y fundador de Rovio

Podría creerse que Rovio apunta sólo a llevar Angry Birds a más plataformas informáticas (y Erkko confirmó que están trabajando en versiones para Facebook y para las consolas de videojuegos), pero hay más, como planes de hacer juegos paralelos a Angry Birds (y de una mecánica distinta) con otros personajes del mundo de los pájaros enojados.

"Queremos contar una historia, pero no como una empresa de desarrollo de videojuegos, sino como un medio que provee entretenimiento, y estamos investigando hacer una historieta, y ofrecer más merchandising como peluches, fundas para teléfonos y demás", afirma.

Erkko admite que esto puede llevar a una sobreexposición de la marca y del juego, "y es un balance que estamos analizando todo el tiempo. Tratamos de no apurarnos, pero a la vez no queremos perder el tiempo -dice-. La mitad de nuestros empleados trabaja en ver cómo creamos actualizaciones o nuevos productos, cuidando su calidad para no dañar lo que hicimos hasta ahora. Por ejemplo, vamos a usar los chips NFC en los móviles nuevos para que al juntar físicamente dos equipos un usuario pueda habilitarle un nuevo nivel a un amigo. Y para América latina queremos tener versiones con pájaros locales, nos parece que eso mantiene el atractivo del juego".

HASTA UN CAMPEONATO ARGENTINO

Uno de los motivos por los que Jere Erkko estuvo en la Argentina fue para anunciar, junto a Nokia y Garbarino, el lanzamiento del primer Campeonato Argentino de Angry Birds. La participación en el mismo es libre y gratis, y sólo hace falta anotarse en el sitio www.nokia.com.ar/angrybirds desde el 1° de junio.

La primera etapa se desarrollará desde el 1° al 17 de junio, y quienes quieran podrán entrenar su habilidad en 21 locales de Garbarino en todo el país; la segunda etapa, del 17 de junio al 3 de julio, será la de clasificación, donde los jugadores entrarán en un ranking de puntajes basados en su performance sumada en tres niveles.

Los que terminen entre los 32 mejor posicionados competirán en la final, que se hará el 10 de julio próximo, con premios que incluyen, entre otras cosas, celulares y merchandising del juego.

Rovio designó el 11 de diciembre como el día oficial de Angry Birds, celebrando el aniversario de la publicación del juego; el primer festejo se hizo el año último y hubo celebraciones en más de 700 ciudades del mundo, incluyendo Buenos Aires.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.