El declive de las PC frustró el acuerdo Blackstone-Dell