Firefox OS va más allá de los teléfonos móviles y se mete en las tabletas