La NASA reinventó la rueda: es de metal, elástica y no se pincha