Los 45 años del invento más disruptivo de todos