Los drones de salvamento del futuro podrían ir conectados al cerebro del piloto para actuar más rápido

Los drones de rescate se usan para buscar sobrevivientes luego de accidentes, catástrofes climáticas y más; los modelos convencionales se guían por reconocimiento de imágenes, pero un grupo chino propone usar ojos humanos para acelerar su reacción
Los drones de rescate se usan para buscar sobrevivientes luego de accidentes, catástrofes climáticas y más; los modelos convencionales se guían por reconocimiento de imágenes, pero un grupo chino propone usar ojos humanos para acelerar su reacción Crédito: Shutterstock
(0)
23 de agosto de 2019  • 00:55

Los aviones no tripulados son ampliamente utilizados para búsqueda y rescate en caso de desastres, como terremotos, aludes o naufragios, pero ahora hay un modelo que responderá a decisiones cerebrales humanas.

Usualmente esos drones responden a comandos manuales o, a lo sumo, tienen conducción autónoma. Pero investigadores en China han desarrollado un dron de rescate controlado por el cerebro humano, que incorpora y analiza las reacciones cerebrales en su control remoto, lo que les permite identificar objetivos de forma precisa y confiable incluso en caso de tormentas de arena, niebla y otras condiciones climáticas de baja visibilidad, lo que dificultaría que la máquina reconozca el objetivo de búsqueda por sí misma.

Según su desarrollador, una institución de Pekín que forma parte de la Academia de Tecnología de Lanzamiento de Vehículos de China, este sistema para los aviones no tripulados tiene forma de auricular con electrodos, capaces de detectar la actividad eléctrica del cerebro o las ondas cerebrales, utilizando electroencefalografía (EEG).

Las ondas cerebrales humanas cambian según lo que hacemos y sentimos. Cuando las ondas cerebrales tienen una frecuencia más baja, significa que nos sentimos cansados, lentos o abatidos. En cambio, si las frecuencias más altas son las dominantes, nos sentiremos activos, excitados o hipersensibles.

El ojo humano, más rápido que el artificial

Cuando los usuarios miran las imágenes capturadas por el dron transferidas en tiempo real a sitios de desastre, los sensores en los auriculares registrarán y recogerán los cambios en sus ondas cerebrales. La máquina, que recoge los datos del electroencefalograma, después de haber realizado una serie de análisis y cálculos, identifica y señala los objetivos al dron. Los usuarios no necesitan hablar ni hacer gestos: el sistema lee las ondas cerebrales en milisegundos, lo que permite que el dron identifique objetivos casi al mismo tiempo que el usuario lo descubre.

Actualmente, la mayoría de los drones de rescate usan un sistema de reconocimiento de imágenes, que puede identificar objetivos después de compararlos con objetos de referencia almacenados en el sistema. Cuerpos humanos atrapados entre escombros, por ejemplo.

Sin embargo, en circunstancias "reales", si un objetivo es parcialmente cubierto, o si hay una tormenta de arena o una fuerte niebla que golpea la luz en el sitio de rescate, los drones tendrá dificultades para realizar la tarea.

El avión no tripulado de rescate controlado por el cerebro, en cambio, identifica objetivos con la ayuda de los ojos humanos, que pueden ver lo que un aparato convencional no es capaz de hacer al interpretar en situaciones complejas.

En el juego de las escondidas, a veces un detalle, como un pie dejado descuidadamente en exhibición, puede revelar la posición de quien se esconde. Pero una máquina autónoma, incluso si está equipada con bases de datos para comparar, no podía reconocerlo. Se trata de una "barrera" que la máquina puede superar a través del ojo y el impulso cerebral de aquellos que controlan a distancia, que en cambio pueden encontrar un objetivo incluso a partir de un pequeño detalle.

Los investigadores confían en que el sistema podría aumentar 20% de precisión en la capacidad de los drones para identificar los objetivos donde intervenir.

Agencia ANSA

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.