"Para el emprendedor llorar no es una opción"

Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza La Red Innova
Pablo Larguía impulsa La Red Innova, un encuentro en España donde pretende mostrar la capacidad de los empresarios de Internet de Iberoamérica; los cambios en la Argentina en la última década. Por Pablo Martín Fernández
Pablo Martín Fernández
(0)
3 de junio de 2011  • 10:21

Pasa por su Buenos Aires natal algunos días al año. La ocasión en la que se dio esta entrevista con lanacion.com lo encuentra en tierras porteñas, por unas horas, luego de pasar por Uruguay y antes de emprender viaje a San Pablo. Y aunque la moza que trae el café y las personas que hablan en la mesa de al lado seguramente hayan usado bumeran.com , no tienen idea que están junto a su cofundador Pablo Larguía . Su relativo bajo perfil, al menos en la Argentina, le ha dado buenos resultados y, en ese contexto, hoy intenta contar su nueva idea con la que pretende mostrar el mundo de los emprendedores de Iberoamérica al mundo: La Red Innova se desarrollará en Madrid el próximo 15 y 16 de junio.

Larguía, quien en los tres meses previos a la entrevista recorrió más de diez países, es cofundador de la plataforma de préstamos Weemba (junto a su hermano Constancio, cofundador de Patagon), y es socio de la red Sónico. Entre la creación de Bumeran y La Red Innova participó en la producción de cine, TV y teatro, con la puesta en escena de obras como Art, Closer y Stomp en tres teatros en Madrid, además de las presentaciones del bailarín Joaquín Cortés.

¿Cómo se gestó la idea de La Red Innova?

Todo empezó en 2008 cuando pude viajar por mi trabajo a distintas conferencias como Le Web en París, DLD en Múnich, Sime en Estocolmo y Web 2.0 en San Francisco pero vi que no había a mucha gente que hablara español o de América latina. La primera vez invite amigos míos de la etapa de Bumeran y de ahí en más explotó.

Esto empezó siendo un encuentro de amigos para los amigos y terminó siendo algo mucho más grande de lo que esperábamos. La idea y el concepto engancharon a mucha gente, y la iniciativa no para de crecer.

¿Cuál es la principal diferencia de La Red Innova de este año con la del año pasado?

En cada edición, el público cada vez es más amplio, además de los responsables de las startups (emprendimientos) e inversores. Se está convirtiendo en un evento referente en la comunidad de habla hispana y portuguesa. La gran novedad de 2011 es La Red Innova Open Talent donde nos unimos a BBVA para nuestra competición de startup ellos la van a potenciar con un premio de 100 mil euros y más posibilidades. Es interesante para cualquier emprendimiento del mundo, no solo Iberoamérica como era hasta ahora.

¿Cómo te organizás en el año para desarrollarla?

Le dedico mucho foco dos meses antes del evento y tengo un equipo que sigue todo el año, mientras yo me tengo que ocupar de sacar un buen programa adelante con buenos oradores, hace varias semanas estuve en Israel entendiendo el sistema de startups de ellos e hice lo mismo en otros países del mundo.

¿Sentís que La Red Innova es un nuevo emprendimiento tuyo o es distinto a los anteriores?

Sí, es tal como decís. Es igual de estresante, te consume la misma cantidad de horas y energía. Empezó como algo muy informal pero después se dio un crecimiento muy orgánico y el niño está creciendo rápido y es un emprendimiento muy complejo.

En cuanto a la necesidad de ingresos, ¿es igual a un negocio común?

No, no lo es. Nunca me caractericé por estar en negocios comunes, a mí lo que me gusta hacer son cosas con alma y magia: en su momento fue Bumeran que fue muy fascinante e interesante como un disparador de alianzas entre los candidatos y las empresas, luego estuve en cine y unía artistas con públicos. En La Red Innova se produce una unión entre ideas y capital. Es un proyecto fuerte, y el dinero llega mediante auspiciantes o por la venta de tickets u otra cosa que ni se me ocurre, pero desde ya que tiene que ser rentable.

¿Qué caso destacás entre los proyectos que se mostraron en La Red Innova?

Digbang , un emprendimiento argentino fue contratado por la editorial Expansión para llevar adelante un proyecto, entre varios clientes más.

En los últimos meses se han visto números enormes en relación a la compra o valuaciones de empresas 2.0. La pregunta obvia y necesaria: ¿ves que se está gestando una nueva burbuja ?

En el año 2000 había 300 millones de usuarios online y lo que hacían empresas como Bumeran era ayudar a crear un mercado de consumidores online. Ahora, hay casi 2000 millones de personas online y eso es un crecimiento brutal.

Me parece que todo es muy caso por caso, empresas como Facebook le encontraron la vuelta a como facturar y otras no tanto. Veo que Facebook , Twitter , Linkedin o Zynga están cambiando el mundo y algunos ya encontraron su modelo de negocio. El problema es que hay gente con dinero, pero sin conocimiento del mercado, que lleva a que se haga un minicirculo vicioso detrás de los grandes que hacen que digan: "Ah, bueno, quiero invertir en Internet". Sin embargo, no saben dónde realizar su apuesta, y terminan fondeando servicios que posiblemente no funcionen. Me parece que eso es un modelo bastante dudoso.

¿Qué cambios ves en el mercado argentino de los últimos años?

Cambió todo, todos los canales muestran sus usuarios en Facebook o Twitter, todo el mundo quiere llevarse el público a su sitio online. Además, hay muchas empresas argentinas con oficinas en el país que venden al exterior y eso es genial.

¿Qué ves en cuanto a los inversores?

Creo que hay más inversores y cada vez va a haber más interés en invertir en la Argentina, creo que van a empezar a aparecer los inversores de Silicon Valley y sólo se puede ir a más también están los inversores argentinos que viven afuera. No creo que la situación esté para quejarse. Si creés que te iría mejor en Nueva York o en Londres subite a un avión y andate. Para el emprendedor llorar no es una opción.

¿Qué haría si mañana te despertás e Internet desapareció?

Sería terrible pero volveríamos a crearla. No existe un futuro sin Internet.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.