Partición del disco para instalar Linux

Es el principal escollo al momento de poner este sistema en una PC. Aquí, cómo se hace
Es el principal escollo al momento de poner este sistema en una PC. Aquí, cómo se hace
(0)
23 de enero de 2002  

Todo experimento con Linux empieza por el experimento princial: instalarlo. Normalmente, alcanza con configurar la máquina para que arranque desde el CD, poner el primer disco de la distribución en la lectora, reiniciar y seguir los pasos del Setup .

Todo bien, hasta que nos enteramos de que este Unix gratuito necesita no una, sino dos particiones de disco para funcionar. Una partición es una subdivisión lógica de una unidad de disco, de tal forma que la computadora los interpreta como si fueran dos o más.

Linux requiere una para los archivos del sistema y otra para la memoria virtual.Muy buen método, pero al particionar un rígido se pierden todos sus datos. Si ya tenía el disco dividido en dos y en una partición tenía Windows y quiere usar Linux en la otra, no podrá hacerlo a menos que luego reinstale Windows (perderá todo) o que utilice un software de partición que evita que se borren los datos, como el Fips (viene con Linux).

Lo más directo, y la solución que recomendamos, es conseguir un segundo disco, aunque no sea ni el más grande ni el más rápido (2 o 4 gigabytes alcanzan) y que lo use entero para Linux.

Particionar con Linux no es una ciencia oculta, pero tiene sus vueltas. Llegado el momento en el proceso de instalación, elija usar fdisk . Es un programa más hermético, pero se parece al del DOS y cuando se le toma la mano se trabaja muy rápido. Cree el Swap y asígnele el doble de la memoria física instalada. De forma predeterminada, esta división será tipo 83 (es decir, para el Linux nativo ).Debe cambiarla a tipo 82 ( Linux Swap ) con el comando t del fdisk . Finalmente, cree la partición para Linux, a la que no debe cambiar nada (se crea un tipo 83). Si tiene mucha memoria y el disco no es grande, cree un Swap más chico, pero no menor de 128 MB.

Para grabar los cambios, apriete w . Si no está seguro, apriete q para salir sin escribir la nueva tabla de particiones y todo quedará como estaba.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.