Probamos el enorme Huawei Mate 7

El Huawei Mate 7 tiene una pantalla de 6 pulgadas, un chip de 8 núcleos y una cámara de 13 megapixeles
El Huawei Mate 7 tiene una pantalla de 6 pulgadas, un chip de 8 núcleos y una cámara de 13 megapixeles
Tiene una pantalla de 6 pulgadas, un chip de 8 núcleos y una batería de 4100 mAh, una de las más grandes del mercado local
Ricardo Sametband
(0)
22 de diciembre de 2015  • 16:41

En las últimas semanas estuve probando el Huawei Mate 7, que la compañía presentó en septiembre en el país, un año después de su debut internacional (y con dos sucesores a cuestas, el Mate 8 y el Mate S, que fueron presentados en los últimos meses), arrastrando ciertas indefiniciones por parte de la empresa -que decidió "relanzarse" en la Argentina en los últimos tiempos- y la demora que impone, en el último lustro (en algunos casos), el paso de los equipos por Tierra del Fuego, algo que pasó también con el Sony Xperia Z3 o el Samsung Galaxy Note 4 (puestos en venta en el país al tiempo que se presentaban sus sucesores).

El Mate 7 es un equipo inusual para el mercado argentino por su tamaño, con una pantalla de 6 pulgadas; no es el único (Alcatel y Sony también trajeron al mercado nacional modelos de este tamaño o mayor, como el Alcatel OneTouch Hero; el resto de los fabricantes tiene equipos de 5,7 o 5,5 pulgadas), pero sí es poco común, sobre todo teniendo en cuenta que es el equipo que la compañía china eligió para mostrar lo que puede hacer en el segmento de gama alta, y una de las razones que la llevaron a escalar a la tercera posición en el ránking mundial de ventas de smartphones. Personal ofrece este equipo a $ 10.600 con un abono mensual de 250 pesos (es la única operadora que lo ofrece).

Para quién es

Está claro que por su tamaño el equipo está dirigido a quienes buscan un smartphone que funcione también como tableta pequeña, y ahí compite con el Samsung Galaxy Note 4 (el Note 5 no se vende en el país todavía), que tiene un precio similar, rondando los 10.000 pesos. Al momento de escribir esto Personal vende el Huawei, pero no el Note 4 (que sí ofrece Movistar, que no tiene al Mate 7 entre su oferta). Claro no ofrece ninguno de los dos.

Para quienes estén a la búsqueda de un equipo de rendimiento sólido y con buena autonomía, es una alternativa muy interesante (aunque no la única). Más allá de una cámara que no es todo lo que podría ser para el porte del equipo, ofrece buenas prestaciones gracias a su procesador y su RAM, con una buena pantalla y una versión de Android algo antigua, con agregados que no molestan.

A la vez, llega un año después de su presentación oficial (algo que lógicamente le juega en contra) y se enfrenta así a alternativas en el mercado nacional con pantallas de 5,5 pulgadas, que para muchos usuarios resultarán suficientemente grandes, con mejores prestaciones y menor precio, como el LG G4, por ejemplo, o el iPhone 6/6S plus (más caro en nuestro país), entre otros.

El hardware

El Huawei Mate 7 tiene una pantalla IPS de 6 pulgadas y resolución Full HD (1920 x 1080 pixeles), 2 GB de RAM, un chip Huawei Kirin 925 de ocho núcleos, 16 GB de almacenamiento interno (11,5 GB disponibles para el usuario; se pueden ampliar con una memoria microSD); una cámara principal de 13 megapixeles con sensor Sony y otra frontal de 5 megapixeles; doble antena LTE para mejorar la conectividad en redes 4G; también, 3G, Wi-Fi, GPS, Bluetooth, NFC y radio FM. El equipo tiene una batería (fija) de 4100 mAh dentro de la carcasa de aluminio de 7,9 mm de grosor. Usa Android KitKat con EMUI 3.0.

Grande, pero sin marco

Huawei redujo el bisel todo lo posible, pero no hay vuelta: es un teléfono grande. Quienes busquen algo compacto; que entre en cualquier bolsillo; o que sean de manos chicas, deberán pensar en otra opción, o tener en cuenta que no entra en todos los bolsillos delanteros de un pantalón, que para interactuar con él hay que usar las dos manos, etcétera. Nada que no se sienta con un modelo de más de 5,5 pulgadas, pero aún así es grande. Es, obviamente, a propósito: es un dispositivo que tiene ese tamaño para ofrecer una pantalla grande, ideal para ver películas, leer el contenido de un sitio Web o un texto sin complicaciones, etcétera.

Huawei redujo los biseles de la pantalla todo lo posible para hacer más compacto el equipo
Huawei redujo los biseles de la pantalla todo lo posible para hacer más compacto el equipo

Lo bueno es que dentro de lo grande que es, el uso de una pantalla con marcos mínimos y de una estructura en aluminio (con un grosor de 7,9 mm, y 184 gramos de peso) le permitieron a Huawei crear un dispositivo que, pese a su tamaño, mantiene una ergonomía decente en la mano. A la vez, hoy hay pantallas con biseles más delgados.

A esto se suma un diseño minimalista y muy cuidado, con un frente en el que sólo está la pantalla, la luz de notificación junto al parlante (en la parte superior; para avisar de la llegada de mensajes, llamados perdidos, etc) y el logo de Huawei en la parte inferior. Uno de los laterales lleva los botones de volumen y el de bloqueo; el otro, las bandejas para la SIM y para la microSD; en el borde superior está el conector de audio y el micrófono de cancelación de ruido ambiente; en la base, el micrófono principal y, descentrado, el conector microUSB.

A propósito de los micrófonos: no tuve problemas con las llamadas ni con la conectividad 4G (la compañía dice que el equipo tiene dos antenas para evitar que la mano del usuario interfiera con una de ellas).

La pantalla, la cámara y el sensor biométrico

La pantalla es un panel IPS Full HD, con 367 pixeles por pulgada; hubiera sido mejor, para este tamaño, una mayor resolución (QHD); y hemos visto otros equipos que son más legibles a la luz del sol, pero aún así la calidad de imagen es buena y con colores correctos.

El dorso del equipo está hecho en un solo bloque de aluminio con dos bandas, arriba y abajo, para las antenas, y dos elementos clave: la cámara y el sensor biométrico (pensado para ser activado con el índice y no, como usan Apple y Samsung, con el pulgar en el frente; los nuevos Nexus usan el mismo esquema). El sensor de huellas dactilares funciona por contacto, y no es un botón: alcanza con apoyar la yema del dedo sobre el área sensible para que desbloquee la pantalla en un instante. Reconoce las huellas en un dedo húmedo, y puede guardar hasta cinco huellas. Se puede usar el sensor para activar otras funciones: por ejemplo, tomar una fotografía apoyando el dedo en el sensor, lo que evita cambiar la posición de la mano.

El sensor biométrico funciona por simple tacto (no es un botón, ni  hay que deslizar la yema del dedo) y detecta hasta cinco huellas
El sensor biométrico funciona por simple tacto (no es un botón, ni hay que deslizar la yema del dedo) y detecta hasta cinco huellas

Huawei, además, usa una tecnología diferente a la de los primeros móviles con Android con sensores biométricos, que encripta la información dactilar para protegerla. Funciona muy bien, en general, aunque de vez en cuando requiere un segundo intento para lograr que el sistema reconozca la huella.

Junto al lector de huellas dactilares está la cámara, con un sensor Sony de 13 megapixeles, lente con apertura f/2.0, grabación de video Full HD y un flash LED. La cámara es muy buena, más allá de su edad: el teléfono fue presentado en 2014, lo que le complica competir con los sensores de este año, por ejemplo en la velocidad para procesar una imagen en HDR (que combina tomas subexpuestas y sobreexpuestas), hacer autofoco o para activar la cámara. Pero da buenos resultados; el modo macro permite un acercamiento excelente. La aplicación para gestionar la cámara es muy sencilla, con algunos elementos (como la captura de una ráfaga de 20 fotos, o la aplicación de filtros para cambiar la tonalidad de la imagen) que son correctos.

Al igual que sucede con otros tope de gama, la diferencia entre una cámara u otra ya es una cuestión de sutilezas, o de momentos específicos. En este caso, lo que importa es que hay cámaras mejores (y más rápidas), pero no por mucho.

El procesador, la memoria, la batería

El equipo tiene 2 GB de RAM, un procesador Huawei Kirin 925 de ocho núcleos, y 16 GB de almacenamiento interno (11,5 GB libres para el usuario; se pueden ampliar con una tarjeta microSD). Funciona sin inconvenientes, aunque hubiera sido raro que sucediera lo contrario. Como referencia, en las pruebas de laboratorio iguala o supera a un Qualcomm Snapdragon 801. Toda la interfaz es muy fluida, lo mismo que la carga de las aplicaciones y su uso. ¿Hay más veloces? Sí; el Samsung Galaxy S6, por ejemplo, gracias a la combinación de su procesador y su memoria de lectura rápida. Pero sólo se nota si se los pone uno al lado del otro. Para el uso diario resulta muy ágil.

Estos elementos están alimentados por una batería de 4100 mAh, que logra que el teléfono tenga muy buena autonomía, como suele ser el caso para los equipos de su tamaño; aunque la pantalla más grande consume más energía, se compensa con el espacio extra para la batería.

En el caso del Huawei Mate 7, esto significa que llega al fin del día con mucho resto (aunque, como siempre, esto depende del uso que reciba). Pero es un equipo que permite dejar "todo prendido, todo el tiempo" (4G, Wi-Fi, GPS, Bluetooth) sin preocuparse.

El Huawei Mate 7 junto a un Motorola Moto X (2014) con pantalla de 5,2 pulgadas
El Huawei Mate 7 junto a un Motorola Moto X (2014) con pantalla de 5,2 pulgadas

Tiene, además, una herramienta para ahorro de energía, que cambia el funcionamiento del equipo entre el modo "normal" y otro, inteligente, que limita el funcionamiento del procesador y de las aplicaciones cuando el equipo está en reposo (cuando la pantalla está bloqueada y no se está usando, grosso modo), y permite definir qué aplicaciones estarán "protegidas" para seguir corriendo sin importar si está apagada la pantalla (típicamente, el mensajero instantáneo, el reproductor de música, etcétera), y extender mucho la autonomía del equipo. Es muy similar al modo Stamina de los Sony. El Huawei tiene, también, un muy extremo modo de ultra ahorro de energía, más limitado que el de Samsung, que transforma al Mate 7 en un teléfono celular convencional (sólo admitirá llamadas y SMS).

Quienes busquen un equipo con una batería más grande en el mercado nacional pueden probar con el Hyundai Ultra Energy, que tiene una de 5000 mAh, pero hardware mucho más modesto.

Android KitKat

La interfaz de usuario se puede reducir para hacer más fácil su uso con una sola mano
La interfaz de usuario se puede reducir para hacer más fácil su uso con una sola mano

El equipo viene con Android 4.4, acusando su historia (debutó en la IFA de septiembre de 2014). Más o menos para la época en que Google presentó Marshmallow (Android 6), Huawei publicó una actualización a Lollipop (Android 5.1.1) para este teléfono, que está disponible para la versión liberada del equipo (no está listo para Personal). Dependiendo de las necesidad del usuario esto puede ser anecdótico (aunque ciertamente no deseable) o clave.

Como sea, Huawei complementa el Android de Google con EMUI 3, su versión de cómo debe ser la interfaz de usuario del teléfono. No está mal: tiene una función que minimiza el tamaño de la interfaz de usuario para usarla con una sola mano con un gesto del pulgar (similar a lo que hace LG); el panel de notificaciones, por ejemplo, se ordena en forma cronológica, con marcas que aprovechan el tamaño de la pantalla para indicar en qué momento se recibió una determinada notificación. Prescinde del menú para listar las aplicaciones, que se van agrupando en los paneles de inicio del teléfono. Admite temas (paletas de colores, iconos y fondos); es posible cambiar el orden de los tres botones de control de Android y sumar ventanas dobles (mostrar dos aplicaciones en pantalla al mismo tiempo), aunque limitadas a un número reducido de herramientas.

También tiene un modo "visitante" (ideal para niños) que habilita sólo un determinado número de aplicaciones, y es posible definir que una aplicación determinada requiera, también, el uso de una huella digital, todas buenas adiciones a los cambios que le hizo la compañía a Android, y que mejoran la experiencia de uso.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.