Sin Ellison, Oracle debe reinventarse de nuevo