Sin semáforos y con 5G: la ciudad del futuro busca eliminar los embotellamientos