En Japón un acuario usa videollamadas para que sus anguilas no se sientan solas

Ante la ausencia de visitantes por la cuarentena, las anguilas de jardín se ocultaron en la arena, pero los cuidadores del acuario Sumida planean estimular su salida con tabletas y videollamadas
Ante la ausencia de visitantes por la cuarentena, las anguilas de jardín se ocultaron en la arena, pero los cuidadores del acuario Sumida planean estimular su salida con tabletas y videollamadas
(0)
5 de mayo de 2020  • 17:31

Debido a la cuarentena y el aislamiento social en Japón, el acuario Sumida de Tokio se convirtió en un espacio solitario para las 300 anguilas de jardín, una especie que se caracteriza por sacar su extremidad superior del suelo. Y para que no extrañen la presencia humana, los cuidadores utilizan tabletas y videollamadas para simular las visitas.

En estado salvaje, las pequeñas anguilas de jardín se ocultan en el fondo del lecho marino ante la presencia de los buzos. Sin embargo, en en acuario ya estaban acostumbradas a la presencia de los visitantes, pero el repentino cambio de comportamiento del entorno por el cierre de las instalaciones hizo que las anguilas se oculten en la arena.

La convocatoria permitió analizar el comportamiento de las anguilas de jardín, que de a poco comenzaron a salir del fondo del estanque ante la presencia humana en las pantallas de las tabletas
La convocatoria permitió analizar el comportamiento de las anguilas de jardín, que de a poco comenzaron a salir del fondo del estanque ante la presencia humana en las pantallas de las tabletas

Por este motivo, los responsables del acuario convocaron a los usuarios para que realicen unas videollamadas a unas tabletas que fueron instaladas frente a los estanques para estimular el comportamiento de las anguilas. Esta alternativa, presentada como el Face Show Festival, forma parte de un evento de tres días de duración para que el público tenga una interacción con un impacto positivo en el comportamiento de las anguilas de jardín, para que vuelvan a confiar en la presencia humana.

Los cuidadores dijeron que las anguilas se mantuvieron ocultos en el fondo arenoso del estanque desde que se restringieron las visitas. Con esta iniciativa, el acuario espera que la interacción virtual anime a salir a las tímidas anguilas para que los veterinarios puedan controlar su estado de salud. Aún resta saber los resultados de la iniciativa, pero por lo pronto, durante la cuarentena las videollamadas se convirtieron en el aliado de los humanos, pero también de estas pequeñas y simpáticas criaturas marinas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.