Una gran pantalla 4K, de la mano de Sony y con Linux

El modelo KD-65X725E además es compatible con la tecnología de alto rango dinámico (HDR), que ofrece una jugosa experiencia visual
El modelo KD-65X725E además es compatible con la tecnología de alto rango dinámico (HDR), que ofrece una jugosa experiencia visual
Uriel Bederman
(0)
21 de julio de 2018  

El modelo KD-65X725E, de Sony, tiene una pantalla tipo LCD de 65 pulgadas, compatible con la tecnología de alto rango dinámico (HDR, por sus siglas en inglés) y que es capaz de 4K (3840 x 2160, o cuatro veces FullHD). Aunque, por más atractivo que sea este incremento, de nada servirá sin un contenido acorde, una cruda verdad que se hizo evidente en las jornadas previas a la Copa Mundial 2018, ya que en nuestro país solo un operador de cable transmitió partidos en 4K. Netflix es una buena opción para poner a prueba a esta resolución.

En los hechos, los detalles, colores, brillos y contrastes que ofrece el HDR muestran que es un aliado ideal para la resolución 4K. HDR ilumina diferentes zonas de la pantalla en forma individual y logra así que ninguna secuencia quede opacada. Sony agrega una tecnología bautizada Motionflow XR, que aporta nitidez incluso en escenas con movimientos rápidos (coloca fotogramas adicionales entre los originales). Ofrece además de video 4K X-Reality PRO, un sistema que actúa en tiempo real para refinar cada imagen. El ángulo de visión es muy bueno, incluso si la pantalla está cerca de una ventana.

Luego, lo usual en el mercado: el televisor ofrece sencillez en la conexión a redes wifi, la posibilidad de llevar en pocos pasos aquello que vemos en los dispositivos móviles a la pantalla grande, y soporte para múltiples formatos en caso de llevar contenido desde una unidad USB.

También allana el camino para vincularse con los diferentes entornos digitales en boga, entre ellos el infaltable YouTube.

Hay una buena noticia en cuanto al audio: el televisor cuenta con tecnología DSEE, que restaura las falencias del audio de los videos de Internet y de los servicios de audio comprimido. También incluye un paquete de técnicas (ClearAudio+, S-Force Front Surround y Clear Phase) que en conjunto ofrecen una experiencia de audio realista, envolvente y casi cinematográfica. Solo los usuarios más exigentes necesitarán parlantes externos.

En cuanto a conectividad, tiene una entrada Ethernet (red cableada); tres puertos USB, y tres HDMI, uno de ellos en el lateral. Un punto en contra, no tiene Bluetooth. El televisor cuenta con un sistema operativo propio basado en Linux; los que pretendan ser parte de la experiencia Android TV deberán apuntar a otro producto. Al igual que sus compañeros de serie, esta gran pantalla es elegante. Dispone de un delgado marco de aluminio de 44 milímetros (cuatro veces un smartphone promedio, nada mal) y cuenta con un sistema para que ningún cable quede a la vista haciendo que pasen por dentro del soporte de mesa en la parte posterior.

Una fórmula que sirve para determinar qué cantidad de pulgadas conviene elegir: 4,5 centímetros por cada pulgada. En este caso, para una pantalla de 65 pulgadas se aconseja una distancia en torno a los 3 metros. Por lo tanto, antes de dejarse seducir por los televisores de grandísimas dimensiones (son atractivos, no cabe duda), hay que analizar dónde será instalado.

El modelo KD-65X725E tiene un precio sugerido de 49.999 pesos.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.