Cabalgata y trekking en el Río Azul

(0)
17 de noviembre de 2009  • 00:00

El Cajón del Azul es un fenómeno inusual: un encajonamiento del río de un metro de ancho por 40 metros de profundidad, con aguas de un color profundo que dan nombre al río. Sólo se puede llegar a pie o a caballo, no entran autos aquí.

Nada mejor que hacer una cabalgata atravesando el bosque nativo para apreciar el Cajón. La salida se hace en caballos mansos desde la chacra de los Walron, a 15 km de la ciudad de El Bolsón, rumbo a la cordillera. Vadeando los ríos Blanco y Azul, el paseo transcurre por la reserva natural Río Azul-Lago Escondido, un área protegida con tupidos bosques de cipreses y coihues y gran diversidad de aves.

Luego de dos horas y media de cabalgata, hay que atravesar el río y se llega al refugio del Cajón del Azul, donde cada verano don Atilio Csic recibe a los visitantes, en el mejor momento del año para hacer esta excursión. Se puede almorzar en el refugio y así tener una buena excusa para probar la cerveza que fabrica don Atilio.

Otra opción para llegar al Cajón del Azul es a pie. La caminata es larga, demanda de tres a cuatro horas y hay bastantes subidas. Los tramos más difíciles están facilitados mediante la instalación de escaleras de madera. En la travesía se cruza un arroyo (un brazo del río Azul) por un puente colgante y dos valles de ensueño hasta alcanzar el Cajón.

En la margen occidental del río está el bosque nativo que, gracias a su inaccesibilidad, se mantiene como lo descubrieron los pioneros. Este paseo también llega al refugio de don Atilio, quien además de comida ofrece alojamiento hasta para 15 personas.

Grado 42

Belgrano 406, El Bolsón

T: (0294) 449-3124                                                                                    

www.grado42.com

 

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.