Desde Piedra del Águila, epicentro del eclipse. Los dos minutos mágicos que no se olvidarán nunca