Un día en Matera, la ciudad italiana cavada en piedra

La ciudad de la región italiana de Basilicata, será la Capital de la Cultura Europea en 2019. Conocida como “la segunda Belén”, sus construcciones típicas, conocidas como sassi, tienen más de 9000 años de historia.
Los primeros sassi, construcciones antiguas de piedra, están en Matera desde hace más de 9000 años.
Los primeros sassi, construcciones antiguas de piedra, están en Matera desde hace más de 9000 años. Fuente: Lugares - Crédito: Daniela Rossi
La ciudad de la región italiana de Basilicata, será la Capital de la Cultura Europea en 2019. Conocida como “la segunda Belén”, sus construcciones típicas, conocidas como sassi, tienen más de 9000 años de historia.
Daniela Rossi
(0)
23 de agosto de 2017  • 17:48

Un color pálido, entre amarillo, gris y beige, cubre toda la ciudad. Al asomarse al balcón del Belvedere Piazzetta Pascoli, la primera panorámica de la Matera antigua sorprende. Los primeros sassi, construcciones construidas en piedra, están allí desde hace más de 9000 años.

En tren desde Bari

Matera queda a solo 80 kilómetros de Bari, la capital de Puglia, sobre el mar Adriático. En la estación Bari Centrale se toma el tren que va hacia la región de Basilicata (en un punto del camino la formación se divide en dos, por eso hay que consultar para subir en el vagón apropiado). Sin las multitudes de viajeros que visitan otras zonas de Italia, Matera es perfecta para pasar un día sin rumbo definido, entre iglesias rupestres, viviendas, construcciones convertidas en hoteles boutique, restaurantes.

El camino desde la estación de tren hasta el centro de la ciudad es a través de un barrio sin estridencias, con casas bajas y árboles en las veredas. La plaza central da alguna pista, con huellas de otro tiempo. Es el ingreso a una postal del pasado. Los caminos suben y bajan sobre las laderas de los pequeños cerros que forman la ciudad. El núcleo más antiguo se conoce como Civita, y reúne cuevas y grutas: la piedra caliza de la zona permitió que las construcciones fueran hacia adentro de la geografía.

Las callecitas de Matera, en Italia.
Las callecitas de Matera, en Italia. Fuente: Lugares - Crédito: Daniela Rossi

Antes de sumergirse en la ciudad vieja conviene almorzar: Quattroquarti, un pequeño local con pocas mesas, prepara deliciosos panini con ingredientes típicos de la zona. La pizarra divide entre sabores del “resto del mundo” y “Lucania”, en donde se pueden encontrar, por ejemplo, combinaciones con caciocavallo podolico -un queso regional-, capocollo lucano -un tipo de salame-, alcauciles, hongos y nueces. Se puede comer en la misma paninoteca o pedir para llevar y sentarse en la plaza.

Una posible hoja de ruta

Las cuestas hacen difícil seguir un itinerario ordenado pero siempre aparece algo a lo que prestarle atención en los dos barrios principales de la zona vieja, Sasso Barisano y Sasso Caveoso -en donde está la iglesia Santa María de Idris-. Los pasajes permiten la inmersión en los detalles, mientras que los miradores y balcones sobre el barranco ofrecen vistas únicas.

La Cattedrale di Matera, construida en 1270, por fuera es austera y por dentro despliega su esplendor bizantino, con frescos y esculturas. Por el Parco della Murgia Materana, el pulmón verde que está junto a la ciudad, hay diversas caminatas para descubrir construcciones antiguas. A media hora del casco, en auto, está la Cripta del Peccato Originale, nombrada como “la Sixtina rupestre” por las pinturas que allí se conservan.

Polo cultural

En 2019, la ciudad será Capital de la Cultura Europea, ocasión para la que ya se prepara: recibirá artistas y proyectos de todo el continente. Declarada Patrimonio Mundial UNESCO en 1993, tuvo un pico de popularidad en 2004, cuando Mel Gibson la eligió como locación para rodar La pasión de Cristo. Por algo Matera es conocida como “la segunda Belén”. Allí, Pier Paolo Pasolini ya había filmado El Evangelio según San Mateo, y Franceso Rossi había hecho Cristo se detuvo en Éboli.

Al atardecer, los faroles de los sassi se encienden a medida que el sol se apaga. Los cafés se llenan de parroquianos que van en busca de su espresso, su porrón de cerveza o el aperitivo. El paso del día a la noche desde el mirador principal de la ciudad corona la jornada con una imagen que queda grabada. Después, es hora de emprender el camino a la estación para regresar a Bari.

Si pensás visitarla...

Transporte desde Bari: www.baricentrale.it

Dónde comer: www.quattroquartimatera.it

Proyecto Matera Capital de la Cultura Europea 2019: www.matera-basilicata2019.it

Más de Italia: El ABC del café italiano | Un paseo por la isla más desconocida del golfo de Napoli

Nota publicada en agosto de 2017.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.