Córdoba. Las mejores cabalgatas para una aventura familiar

Un menú de cabalgatas en plan familiar o de aventura por campos, sierras, arroyos y postas
Un menú de cabalgatas en plan familiar o de aventura por campos, sierras, arroyos y postas Crédito: Salvador Gimenez
Gabriela Origlia
(0)
25 de agosto de 2019  

CORDOBA.- No hace falta ser un jinete experto para disfrutar de un paseo a caballo por las sierras cordobesas. Mejor aún si se complementan con una jornada de campo y gastronomía criolla. A diferencia de las cabalgatas pampeanas, la mayoría de las que se realizan en Córdoba son por caminos de montaña, bordeando arroyos y recorriendo montes. La duración del paseo se adapta al gusto de los visitantes, incluyendo travesías de varios días con acampes nocturnos o alojamiento en casas de campo. Los animales son mansos y dóciles, amigables con los niños, aptos para paseos familiares.

Askama Casa de Campo

Daniel López y Romina Leguizamón son los responsables del emprendimiento familiar en Huerta Grande (a 80 kilómetros de la ciudad de Córdoba). Hace 20 años que se dedican al turismo; se hicieron cargo del casco de una estancia de 1890, la restauraron y allí desarrollan el proyecto con 22 animales. La actividad ecuestre es la principal y se puede complementar con una experiencia rural de día de campo o bien con alojamiento incluido.

Hay cocina criolla y serrana elaborada con productos de la huerta orgánica y con los que acercan otros emprendedores de la zona. El día de campo, por ejemplo, se inicia con un desayuno de pan y dulces caseros, jugos naturales y un mate cocido de hierbas serranas; después hay un paseo por la estancia y juegos de recreación mientras se prepara el almuerzo. La cabalgata llega a la hora de la siesta y puede extenderse por unas tres horas.

Hay paseos de una hora o de varios días con acampe
Hay paseos de una hora o de varios días con acampe Crédito: Askama Cabalgatas

También está la posibilidad de un día completo de travesía, hasta la Pampa de Olaen (unas nueve horas a caballo); o una cabalgata de 12 horas atravesando las Sierras Chicas con acampe en una posta. A pedido, se diseñan aventuras de más días.

Además, en septiembre realizan con visitantes una "cabalgata solidaria" a una escuela rural para llevar donaciones. "En general, los chicos traen a los padres, son promotores de estos paseos. Disfrutan del contacto con el animal; siempre decimos que los caballos son nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo", dice Leguizamón y agrega que en los últimos tiempos cada vez más los extranjeros quieren vivir una "experiencia diferente".

Contacto: askama.argentina@gmail.com

Salvador Giménez

Convirtió su amor por los animales en un emprendimiento. salvador Giménez trabaja en la estancia El Rosal (entre Agua de Oro y El Manzano). También tiene diferentes formatos conforme a los gustos, edad y tiempo disponible de los paseantes. La básica es una visita guiada por el casco de la estancia y algunos puntos históricos relevantes de la zona (morteros comechingones, construcciones de adobe de 300 años y antiguos corrales de piedra); el paseo dura una hora y media y la dificultad es baja.

Para quienes disponen de un día, a ese paseo se le suma un almuerzo campero (con picada de salame de la colonia y pan casero; asado y un Malbec) y después, una cabalgata a orillas del arroyo Chavascate.

Para quienes tienen espíritu más aventurero, dos días a caballo (se requiere buen estado físico) para recorrer las Sierras Chicas, remontar el río y llegar a unos 1600 o 1800 metros de altura. La noche se pasa en una cabaña rústica situada en medio de la montaña.

Giménez es uno de los organizadores de la Cabalgata Brocheriana que se realiza por las Altas Cumbres replicando el camino que hacía el santo argentino entre la ciudad de Córdoba y Traslasierra. "Las recomendaciones son la mejor forma para crecer; hay cada vez más extranjeros y lo que pretenden es contactarse con los lugareños, conocer las costumbres. Por eso, por ejemplo, cocinan con nosotros como una forma de participación", cuenta.

Contacto: www.salvadorgimenez.com

Tribu Serrana

Dafne Slater es cordobesa, descendiente de escoceses. Está instalada en Santa Mónica (pleno Valle de Calamuchita, entre Santa Rosa y Yacanto). Hace 20 años que se dedica al turismo ecuestre; cuenta con 40 caballos pero destina una docena ("los más mansos") a los visitantes. "Es el número ideal para que el grupo sea manejable, que vaya seguro. Siempre hay un guía al inicio y otro al final; los animales, todos en fila", relata. Toda su vida la pasó en el campo rodeada de caballos.

Además de cabalgatas, ofrece equino recreación y equinoterapia y talleres de jardinería. "Todo lo hacemos en compañía de nuestros amigos de cuatro patas, recorremos los cerros y aprendemos junto a ellos siempre reafirmando la importancia de vivir en armonía con la naturaleza y sabiendo que debemos respetarla", dice Slater.

La cabalgata más pedida es la de entre una y dos horas, ideal para familias con niños y gente con poca experiencia en montar. De agosto a mayo se hace la "cabalgata de luna llena" que termina con una comida criolla al disco al lado del fogón. Las más largas son hasta Amboy (45 kilómetros en total, se recorre la zona de Cerro Pelado) y hasta El Durazno (lleva tres días con alojamiento en cabaña y hay una parada en Yacanto). Contacto: tribuserrana@gmail.com; 0351 15-574-2283.

Traslasierra Aventura

Mario Frisina lleva dos décadas dedicado a organizar travesías en el oeste cordobés. Cuenta con cabalgatas de cinco horas en total hasta la Cascada Escondida. Asegura que chicos desde los siete años pueden realizarla; salen desde Mina Clavero en camioneta y suben por la Pampa de Olaen hasta alcanzar los 1900 metros. "Es un paseo a campo traviesa en plena montaña; para quienes quieran hacemos un asado y en verano pueden disfrutar de un baño en La Olla", explica el guía. Para los más osados y entrenados, prepara paseos de tres días hasta el Champaquí; salen de Kuntur Huaca paran en Pampa de Achala y después continúan.

Otra posibilidad que ofrece es el avistaje de cóndores en la zona de las Altas Cumbres; la excursión incluye una explicación de la topografía, la fauna y la flora. En días de buen clima, los cóndores vuelan a quince metros de los turistas y desde el cordón se puede observar íntegro el valle hasta la precordillera de La Rioja. Con una caminata más, se llega al nacimiento del río Nono y a una mina abandonada. Contacto: 03544 15-51-0880.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.