Amboy, un viaje en el tiempo al pasado cordobés por el valle de Calamuchita

A 130 km de la capital provincial, un programa diferente de visita a un pequeño pueblo de casas coloniales y con mucho para contar, desde sus raíces allá por 1573, con la llegada de los primeros españoles
A 130 km de la capital provincial, un programa diferente de visita a un pequeño pueblo de casas coloniales y con mucho para contar, desde sus raíces allá por 1573, con la llegada de los primeros españoles
Gabriela Origlia
(0)
10 de febrero de 2019  

AMBOY.– Es uno de los pueblos más antiguos de Córdoba y busca conservar su perfil de casas coloniales y calles empedradas. En Amboy, en el Valle de Calamuchita, a 130 kilómetros de la capital cordobesa, se instalaron los primeros españoles que llegaron con la fundación, en 1573. Aunque, por supuesto, allí ya estaban los comechingones, como dan testimonios las pinturas rupestres de hace ocho siglos.

Los visitantes pueden instalarse en el pueblo y desde ahí recorrer la zona de Calamuchita, que incluye propuestas como las tradiciones centroeuropeas de Villa General Belgrano y La Cumbrecita; los deportes naúticos en Villa del Dique y Embalse de Río Tercero y los paseos familiares por Santa Rosa de Calamuchita.

De regreso a Amboy, parece un pueblo detenido en el tiempo. No sólo por sus construcciones sino porque sus pobladores, que mantienen hábitos cansinos de siempre. El infaltable almacén de ramos generales, de la esquina rosada, tiene un siglo. Por lo menos 50 años lleva atendiéndolo Haydee Jaime. Todavía hay clientes que van a caballo y lo dejan atado en la entrada.

Gran mostrador de madera, que permite tanto tomarse una cerveza (o ginebra, en el invierno) como comprar verduras o azúcar. Aunque ya no se despacha a granel, el concepto de ramos generales se mantiene intacto. Además de pasar a comprar, para una buena parte de los 200 vecinos de Amboy "lo de Haydee" es punto de encuentro y de largas charlas.

La galería de la pulpería Posta del Indio es un buen refugio para los días de calor; atendida por la familia es también una almacén que permite salir del apuro a la hora de las compras. En la caminata de unas pocas cuadras se pasa por la escuela, cuyo edificio data de 1911.

El paseo del atardecer, a la vuelta del río, incluye una parada obligatoria en la capilla San José, que se inició en 1885 y se finalizó 15 años después con una característica única: la ejecutó un solo hombre. En uno de los laterales del actual edificio (que tiene remodelaciones), quedan restos de la antigua obra de adobe así como en su única nave se conservan los tirantes de algarrobo originales.

En Amboy, en 1800, nació Dalmacio Vélez Sársfield, autor del primer Código Civil. Sobre la calle principal –pocos autos, más bicicletas, caballos y sulkies- en la que fuera una de las primeras almacenes del pueblo está justamente el museo Vélez Sársfield, que alberga una colección de unas 2000 piezas arqueológicas y paleontológicas, restos fósiles prehistóricos encontrados en la zona, minerales y objetos de la vida diaria de un siglo atrás. En la colección destaca un cráneo de caballo de unos 10.000 años de antigüedad; es uno de los pocos en el país y el único en Córdoba.

También, claro, hay testimonios de la vida y la carrera del abogado y político; se puede ver un árbol genealógico de la familia, donde se observa que Vélez Sársfield estaba emparentado con los primeros conquistadores del territorio cordobés, como es el caso del capitán Tristán de Tejeda. Otros documentos son una copia fotográfica del acta de defunción del civilista y una carta de pedido de tierras de su padre al marqués de Sobremonte del 1790.

Apenas a un kilómetro y medio andando desde el centro del pueblo, se accede a una serie de pinturas rupestres. En compañía de un guía se llega a la Cueva de las Manos Pintadas, sitio arqueológico que incluye un alero con pictografías; está a orillas del río Amboy y dan testimonio de la cultura comechingona, de una etapa previa a la llegada de los españoles a la zona.

Otra cueva, otras manos

Las pinturas fueron descubiertas recién en 1995 en dos rocas graníticas; representan huellas de animales, círculos con puntos y otras figuras abstractas por lo que los estudiosos las incluyen en el período tardío de los comechingones. La presunción es que el lugar fue vivienda temporaria o bien que se empleaba para ceremonias rituales. Desde la cima de las rocas se observan, a un lado, las sierras Grandes y, hacia el otro, las Chicas.

En febrero, para carnaval, Amboy se convierte en centro de atracción para los pobladores vecinos; sus festejos son ya una tradición que comparten con Villa Amancay, un paraje a pocos kilómetros. Carrozas artesanales desfilan por el pueblo y suman color a las calles coloniales.

Esos días desde la tarde temprano comienzan a escucharse los tamboriles de las murgas y el trajinar de los vecinos en el armado de la fiesta que –sin espuma loca- arranca al anoche para seguir, después del desfile, a la orilla del río con música en vivo.

Datos útiles

Cómo llegar: Desde la ciudad de Córdoba, por la ruta provincial 5 hasta el cruce con la 23. Son 136 kilómetros pavimentados. Hay conexiones de colectivos diarias.

Dónde dormir: La hostería de Amancay: desde $2400 la doble con desayuno; hay también varios complejos de cabañas (desde los $2000 para dos personas). Se puede parar en Villa General Belgrano, Santa Rosa de Calamuchita y Villa del Dique, todas ciudades cercanas a Amboy.

Dónde comer: Aurelia, Los Ocho Hermanos y La Hostería ofrecen comidas caseras y picadas para el verano. Hay opciones desde $250 por persona.

Qué ver: Capilla de San José: construida en el 1800, conserva un altar típico de la época; Museo Dalmacio Vélez Sársfield, objetos indígenas y del autor del Código Civil. Allí mismo se contratan las visitas a las pictografías de 800 años de antiguedad (un paseo de baja complejidad). Cerro Pelado (además del complejo hidroeléctrico, es zona de trekking y buceo a una profundidad máxima de 120 metros.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.