Villa Cura Brochero

(0)
29 de diciembre de 2009  • 00:00

Mina Clavero se une con su apacible vecina Cura Brochero a través de tres puentes, dos sobre el río Panaholma y uno sobre el río Los Sauces . Sulkys y caballos transitan las calles pueblerinas, en clara demostración de la simplicidad y tranquilidad del lugar.



Enmarcado por la imponente ladera occidental de la Cumbre de Achala , el pueblo tiene  características particulares, como aguas mesotermales en sus extensos balnearios y un microclima que contribuye a revitalizar y desintoxicar el organismo.



También tiene un patrimonio histórico: originalmente se llamaba  antiguamente Villa El Tránsito , pero en 1916 cambió su nombre para homenajear al Padre don José Gabriel Brochero , personaje querido en Traslasierra por sus numerosas obras de asistencia social. En la Iglesia Nuestra Señora del Tránsito y el Museo Brocheriano hay algunos testimonios de la prolífica del religioso que, por su cercanía a la gente de campo y sus costumbres, le valió el mote de cura gaucho . La vida social del pueblo se centra en los alrededores de la Plaza Centenario , donde se levanta una estatua de bronce con la figura del homenajeado cura.



Las opciones de alojamiento, por la proximidad con Mina Clavero , crecen día a día, pero la mayoría de los establecimientos aún es atendida por sus dueños. Además de hosterías y cabañas, hay una importante oferta de campings, a la vera de las amplias costaneras sobre los ríos Panaholma y Los Sauces .



Otra particularidad de Villa Cura Brochero es el respeto por la comida artesanalmente elaborada. En sus restaurantes, sencillos y pueblerinos, se sirven comidas caseras según secretas recetas familiares.



Museo Brocheriano

25 de mayo 36, Villa Cura Brochero

De 8 a 13 y de 15 a 17. Erigido en la antigua casa de ejercicios espirituales, declarada Monumento Histórico Nacional, cuenta la vida del cura, su legado, la actividad de las familias de la época y elementos de las culturas aborígenes de Traslasierra.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.