Editorial. Todo queda en simples promesas