Atractivo y exquisito homenaje al Art Déco, el Zeclat Coupé

La silueta del Zeclat remite a las coupés francesas de las décadas del '30 y '40
La silueta del Zeclat remite a las coupés francesas de las décadas del '30 y '40
Es un deportivo con aires retro y un corazón poderoso que conquista todas las miradas
(0)
31 de octubre de 2020  

Eadon Green es una firma inglesa especializada en la producción de autos únicos. De hecho, se consideran la "fábrica boutique de autos británica". Hace algunos años, tomó un Rolls Royce Wraith y sobre esa plataforma creó el Black Cuillin; luego, eligió un Morgan para convertirlo en lo que fue el Aero 8.

¿Cuál es la característica principal de los vehículos salidos de Eadon Green? Que se basan en coches modernos a los que ellos se encargan de darle un aire entre retro y futurista que los hace encantadores y cautivantes.

Hace menos de dos años, la compañía con asiento en West Yorkshire presentó el Zeclat GT Coupé, un vehículo que es mucho más deportivo que sus antecesores. Este modelo comparte una serie de similitudes con el Black Cuillin y está basado en la plataforma del Corvette C7 Grand Sport.

Bajo, ancho, lleno de curvas, sobre un chasis de paneles de aluminio y nanocompuestos de carbono se colocó una carrocería en fibra de carbono de líneas simples y ampulosas y que reflejan la elegancia que exhibían los autos que en las décadas de 1930 y 1940 eran fabricados por marcas francesas como Figoni & Falaschi, Bugatti, Chapron y PourTout. "Todo en este auto es un homenaje al período Art Deco pero adaptado a las tendencias y tecnologías de hoy", manifiestan desde la firma.

Es un biplaza con medidas más que interesantes: 4,847 m de largo, 1.967 m de ancho, 1,234 m de alto y un peso de 1824 kg.

La cabina tiene un diseño envolvente de estilo aerodinámico y el conductor es asistido por numerosas ayudas electrónicas que le permiten controlar el auto con comodidad. Para eso, además, se logró una distribución de pesos cercana al 50/50 y se mejoró notablemente la relación peso-potencia.

Bajo el capot conserva el motor del clásico norteamericano: un V8 aspirado de 6.2 L que entrega 460 CV a 6000 rpm y 628 Nm a 4600 rpm y que se asocia a una caja automática convencional de 8 marchas que transmiten la potencia y el torque al eje trasero, como todo deportivo que se precie de tal.

Y claramente es la más picante de todas las creaciones de EG: acelera de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h.

Cada una de las unidades del Zeclat (se agotaron al poco tiempo de ser lanzado) se vendieron a un precio cercano al millón y medio de dólares. Caros, sí, pero desde la marca afirman que el precio se justifica pues cada unidad fue terminada a mano y con la personalización que le quiso dar cada comprador.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.