Opinión. Cuando la corrupción también mata