srcset

Avellaneda

El Coloso, el oxidado gigante peronista que sostiene a Evita a orillas del Riachuelo

Laura Blanco
(0)
3 de mayo de 2019  • 14:58

Chimeneas industriales, galpones y techos de chapa. El gris del hormigón que sólo se interrumpe con los colores de algún grafiti callejero. Un perro rengo pasea por la calle sin autos y le ladra a un señor que pasa en una bicicleta medio destartalada. El olor de las aguas contaminadas completa la escena. Allí, sobre la orilla sur del Riachuelo, entre el viejo y el nuevo Puente Pueyrredón, se erige el Coloso de Avellaneda . Tan solitario, tan imponente, tan oxidado.

Conocido también como El Descamisado de Avellaneda, es una de las obras más grandes del escultor Alejandro Marmo y está inspirada en un diseño del pintor Daniel Santoro. Se trata de un homenaje a los trabajadores que, aquel histórico 17 de octubre de 1945, decidieron ir hasta la Plaza de Mayo para manifestarse por la libertad de Juan Domingo Perón. Pero, como los puentes del Riachuelo se habían elevado, decidieron cruzar en balsa o, incluso, nadando.

"Ese sería el principal mensaje del Coloso, pero lo cierto es que la obra tiene distintas lecturas. Lo que más me interesa con toda mi obra es testimoniar la cultura del trabajo. Mi arte emerge desde los talleres y creo que Avellaneda es un importante vórtice metalúrgico", cuenta Marmo en diálogo con LA NACIÓN.

Y agrega: "Al mismo tiempo, quería darle visibilidad a la problemática del Riachuelo. Que una obra de esta dimensión esté a orillas de un río mutilado, maltratado, pero con un peso histórico importantísimo, me parecía interesante. El Riachuelo es un corazón con pulmotor que hay que resucitar".

Un Iron Man peronista

El Coloso, impactante y rústico
El Coloso, impactante y rústico Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Con 15 metros de altura y más de 10 toneladas, el Coloso de Avellaneda es un gigante de hierro, de formas toscas, casi geométricas, que mira hacia la Ciudad de Buenos Aires y lleva en sus manos una caja, un cuadro (¿o una urna?) con la figura de Evita, de quien este marres de cumplen 100 años de su nacimiento. En una de sus piernas, tiene inscriptas cuatro fechas: 17 de octubre de 1945, 19 y 20 de diciembre de 2001, Cordobazo 1969 y Pan, Paz y Trabajo 1982, en referencia a las huelgas obreras durante la dictadura militar.

Su realización llevó cerca de seis meses de trabajo y, según recuerda Marmo, lo más complicado del proceso fue su traslado. "Se llevó desarmada, en partes, fue como llevar de paseo a King Kong", asegura.

La obra fue inaugurada en mayo de 2013, en el marco del 94° aniversario del nacimiento de Evita, en un acto donde estuvo presente el por entonces jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y el intendente, Jorge Farraresi.

"Me gusta como quedó. Antes, toda esa zona estaba abandonada. Cuando la arenera cerró, no se podía ni caminar por ahí. Ahora por lo menos hay pasto, está más cuidado y quedó mejor a la vista", asegura Claudio, mientras prepara tortillas a la parrilla en la bajada del Puente Pueyrredón.

Carina Vlajovich, también vecina de Avellaneda, coincide en que con la instalación del Coloso se ganó un espacio de encuentro en el barrio. "Yo formo parte de la comparsa Idilé. Hace cinco años, cada domingo ensayamos al lado del Coloso. Pasamos ahí las tardes, haciendo música y bailando con nuestra familia -cuenta-. Sentimos una conexión especial con el monumento. Al igual que el candombe, es una representación de lucha, de rebeldía, ligada a un acto de resistencia".

¿Una grasada?

El Coloso está todo oxidado
El Coloso está todo oxidado Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

El peronismo es, sin dudas, el movimiento político que más huellas ha dejado en las calles argentinas. Edificios, avenidas, plazas, clubes, museos, barrios, monumentos y hasta restaurantes llevan el nombre de Perón o Evita. Sólo en la Ciudad de Buenos Aires se pueden contar a simple vista nueve obras monumentales dedicadas al matrimonio. Y esto, claro, genera amores y odios.

"Prefiero no hablar sobre el tema porque sería solo para criticar. ¿Vos tenés idea cuánto salió ese Coloso?", contesta Luis Otero, el ex periodista de Canal 13 que se presenta como candidato a la intendencia de Avellaneda por la UCR.

Marmo, sin embargo, lo desmiente: "El monumento se hizo con donaciones de fábricas de la zona, que aportaron materiales, grúas, horas de trabajadores y capacitaciones. Participaron más de 100 talleres. Es difícil cuantificar cuánto salió, pero el aporte económico fue 100% privado. El municipio sólo colaboró con la decisión de hacerlo en un espacio público y con los permisos para las gestiones de emplazamiento".

El artista, conocido también por ser el autor de los murales de Evita del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, parece disfrutar de la polémica: "Es lo mejor que le puede pasar al arte. Si no hubiese polémica, pasaría desapercibido. No busco el aplauso ni los promedios, sino una posición jugada. Con mi arte, apunto a dejar una huella en el imaginario colectivo. No pretendo que todos me reciban con los brazos abiertos".

"También hay mucho cinismo -sigue-. Si Ricky Martin o Madonna hacen una obra sobre Evita, es digna de Broadway. Si la obra la hago yo en un taller del Dock Sud, es una grasada".

-¿Te molesta que te digan que es una grasada?

-No, al contrario. Yo jamás haría una obra para una galería de arte. Me parece demasiado frívolo. No me interesa pertenecer a ningún circuito.

De las fábricas al Papa Francisco

El Coloso custodia a Evita y a Avellaneda
El Coloso custodia a Evita y a Avellaneda Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Para la realización del Coloso de Avellaneda, Marmo trabajó durante meses con 20 obreros del colectivo Arte en las Fábricas. Se trata de un programa cultural que nació en la década del 90, de la mano del artista, en pleno auge de las fábricas recuperadas. "Yo era un chico de barrio, no tenía trabajo, vivía en Tres de Febrero y por el laburo de mi viejo, empiezo a conocer historias de obreros que se quedaban sin trabajo y que luchaban para que esas fábricas no cerraran. Así, conocí a decenas de héroes anónimos que me emocionaban con sus historias", recuerda.

Se le ocurrió, entonces, que podía trabajar a la par de estos obreros y, recuperando los desechos metalúrgicos de las fábricas, comenzó a hacer esculturas: desde una abeja realizada con las esquirlas de la explosión de Río Tercero, hasta un Cristo obrero en el Vaticano, encargado por el Papa Francisco.

"Me conmueve el tipo que no llega a pagar la tarjeta, que está angustiado, que hace esfuerzo para darle de comer a sus hijos. Trato de conectarme con esa vibración", concluye.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.