En Lugano, la mesa de diálogo volvió a dilatar el desalojo judicial