Tensa reunión de Scioli con los inundados

Recibió a unos 50 asambleístas de barrios afectados por el temporal de abril; salieron disconformes de la reunión
Pablo Morosi
(0)
28 de agosto de 2013  

LA PLATA.- Medio centenar de asambleístas de barrios inundados en esta ciudad el pasado 2 de abril recriminaron ayer durante una tensa reunión al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y al intendente local, Pablo Bruera (FPV), por la falta de respuestas concretas a los reclamos de los afectados por la tragedia.

Scioli recibió a los asambleístas por primera vez, luego de que, a principios de mayo último, los damnificdos por el temporal le habían dejado un petitorio con unas 10.000 firmas en el que solicitaban un encuentro con urgencia.

La inundación de abril es considera la mayor tragedia por causas naturales que se produjo en la historia de la ciudad.

"Scioli habló desde un desconocimiento total de la situación y a casi cinco meses de la inundación lejos de darnos respuestas sólo expresó promesas", se quejó al cabo del encuentro Ulises Pujol, representante de la asamblea de Tolosa.

Del encuentro no pudo participar la prensa y, según contaron al término del encuentro, se intentó impedir filmaciones y grabaciones por parte de los asambleístas.

Al salir de la reunión la disconformidad de los vecinos era palpable y generalizada.

Durante la audiencia, de la que también participaron el ministro de Infraestructura, Alejandro Arlía, y el diputado provincial Gabriel Bruera -hermano del intendente platense y actual candidato a concejal- junto con otros funcionarios provinciales y municipales, los manifestantes dijeronrespaldar el trabajo del juez en lo contencioso administrativo Luis Arias en cuanto a la investigación sobre el número final de muertes por la inundación, cifra que aún no se conoce con certeza.

El caso Arias

"Acompaño a la Justicia con respeto para que se llegue a la verdad. Soy democrático y jamás plantearé cuestiones sobre un juez", fue la respuesta del gobernador.

En ese momento, un vecino visiblemente molesto retrucó los dichos del mandatario: "Lo que decís de la Justicia no coincide con lo que hacés, porque el Ejecutivo recusó a Arias".

"No tengo ningún problema contra Arias", dijo el gobernador como respuesta, en un clima que según los asistentes al encuentro, iba ganando en tensión.

Cuando el mandatario provincial afirmó: "Les dimos subsidios a familiares de víctimas", otro de los presentes lo contradijo: "No nos dieron ni una lavandina; tampoco tuvimos ningún tipo de contención psicológica".

A su turno, el cuestionado intendente Pablo Bruera señaló que se había depositado dinero a favor de 14 familias. Lo que, para los vecinos, a cinco meses del desastre, no hizo otra cosa que confirmar "la ineficacia" de las respuestas oficiales.

Scioli trató de mantener la calma pese a los airados reclamos que se le hicieron: "Vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer. Me parece razonable que se exima de impuestos durante un año a los damnificados", apuntó.

"Como gobernador les garantizo libertades individuales y la libertad de expresión", agregó ante los planteos de varios asambleístas que denunciaron agresiones de militantes del bruerismo.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.