Una auditoría revela fallas en el control de plagas en la ciudad

La remoción de tierra para las obras del Paseo de la Costanera, en Aeroparque, y el traslado de la estatua de Cristóbal Colón favorece la aparición de roedores y otras plagas en la ciudad
La remoción de tierra para las obras del Paseo de la Costanera, en Aeroparque, y el traslado de la estatua de Cristóbal Colón favorece la aparición de roedores y otras plagas en la ciudad Fuente: Archivo
Fabiola Czubaj
(0)
30 de agosto de 2019  

Las ratas, los mosquitos y los alacranes fueron noticia en la ciudad en los últimos años. La remoción de tierra por obras, como frente al Aeroparque con la relocalización de la escultura de Cristóbal Colón o en la zona sur para los Juegos Olímpicos de la Juventud, y las construcciones en terrenos baldíos forzaron a parte de esa fauna porteña a buscar refugio y comida donde antes no se la veía. Ahora, una auditoría reveló que hubo fallas en el control de plagas e intermitencia en las campañas para descacharrar y eliminar criaderos de mosquitos.

El año pasado, la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (Agcba) relevó la gestión de 2017 de la Dirección General de Limpieza, que depende de la Subsecretaría de Higiene Urbana del Ministerio de Ambiente y Espacio Público (Mayep). Se revisó desde el uso de un presupuesto de más de $56 millones y la solución de los reclamos hasta el control de los servicios de cinco empresas para la desinfección, la desratización y la desinsectación de dependencias oficiales, edificios públicos y espacios verdes.

Los auditores consideraron que el área, con sus oficinas responsables del saneamiento y el control de plagas, es "dinámica y operativa en la atención", tras evaluar 5108 reclamos. Pero también detectaron casos "resueltos" que no lo estaban e informes sin fotos de las inspecciones o las tareas cumplidas ni datos en las órdenes de trabajo que permitieran controlar efectivamente las prestaciones.

Hubo, además, menos operativos que los previstos inicialmente. Por ejemplo, 168 de 228 planificados para centros culturales y museos; 14 de 84 en teatros; 746 de 4572 en los espacios verdes, y 25 de 36 en tres cementerios, y 1228 de 4584 en escuelas primarias y secundarias. La Dirección General de Limpieza solo tiene responsabilidad sobre las escuelas de las comunas 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) y 10 (Villa Real, Monte Castro, Versalles, Floresta, Vélez Sarsfield y Villa Luro), según lo aclaró en julio a la Agcba.

"No se cumplió la planificación tampoco en el sector educativo, que aumentó su criticidad en los años posteriores al auditado", señala la Agcba. Este año, en una decena de escuelas de Almagro, Saavedra, Flores, Núñez y Caballito documentaron la presencia de roedores.

En el depósito de sustancias peligrosas, no había un sistema de desagüe o ventilación adecuado y seguro ni tampoco un plan de seguridad para eventuales pérdidas o escapes. Las instalaciones para el personal no eran las esperadas, con falta de duchas, por ejemplo.

Ocho de los 11 vehículos oficiales asignados a las tareas de control de plagas no tenían la verificación técnica vehicular (VTV) y en los otros tres estaba vencida. Tres no tenían matafuegos y en el resto, la fecha de vencimiento era de 2014.

"En el gobierno porteño no hay un protocolo de desratización, ni políticas de prevención, ni coordinación entre las áreas responsables. Tampoco se cumplen los objetivos de fumigación que ellos mismos proponen", precisó Cecilia Segura, presidenta de la Agcba.

En escuelas porteñas, como la Rosario Vera Peñaloza, de Almagro, se debieron suspender las clases por la presencia de roedores
En escuelas porteñas, como la Rosario Vera Peñaloza, de Almagro, se debieron suspender las clases por la presencia de roedores Fuente: Archivo

El Mayep firmó cuatro convenios de asistencia técnica con la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (Fceyn) de la UBA para el monitoreo de roedores, escorpiones y mosquitos silvestres, junto con el Aedes aegypti, vector de los virus del dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla. "Los informes no fueron tenidos en cuenta en cuanto a la reposición de los cebos tóxicos en el Parque de la Ciudad [donde se construyó la Villa Olímpica] ni se aplicaron las sanciones correspondientes a la empresa" contratada, precisaron desde la Agcba, que documentó que "no se hicieron las tareas preventivas de descacharreo en la ciudad" que había recomendado la Fceyn.

Desde el Mayep respondieron a LA NACION que aún no habían recibido el informe. Aclararon, además, que los alacranes no son plaga en la ciudad.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.