Descifran cómo decodifica el cerebro el lenguaje escrito