Rechazó el trasplante de pene y debieron quitárselo

La operación fue exitosa, pero el receptor y su esposa sufrieron problemas psicológicos, por lo que los médicos decidieron retirárselo
(0)
19 de septiembre de 2006  • 23:12

LONDRES (Reuters).- Un grupo de cirujanos de China que había anunciado la realización del primer trasplante de pene exitoso tuvo que quitar el órgano donado por los graves problemas psicológicos que causó al receptor y a su esposa.

El doctor Weilie Hu y un equipo de cirujanos del Hospital General de Guangzhou realizaron una compleja operación de 15 horas a un hombre de 44 años cuyo pene había quedado deteriorado en un accidente traumático.

La microcirugía para implantar el pene, que había sido donado por los padres de un joven de 22 años con muerte cerebral, tuvo éxito, pero Hu y su equipo retiraron el implante dos semanas después.

"Debido a un grave problema psicológico del receptor y su mujer, el trasplante de pene lamentablemente tuvo que ser extirpado", dijo Hu en un informe publicado en internet por la revista revisada por científicos European Urology, sin dar más detalles.

Tanto el paciente como su esposa habían solicitado la cirugía. El hombre había sido incapaz de mantener relaciones sexuales u orinar adecuadamente desde el accidente, que había ocurrido ocho meses antes de la operación.

El cuerpo dijo "sí", la mente no. Diez días después de la intervención, que fue aprobada por el comité médico de ética del hospital, el hombre pudo orinar.

No había signos de que el órgano de 10 centímetros fuera rechazado por el cuerpo del paciente. Pero Hu dijo que se necesitan más casos y observaciones para determinar si es recuperable la sensación y la función sexual.

"El paciente decidió finalmente renunciar al tratamiento por el rechazo psicológico de la esposa, así como por la forma hinchada del pene trasplantado, añadió Hu.

En un comentario en la revista, Yoram Vardi, del Centro Médico Rambam en Haifa, Israel, dijo que la exitosa operación representaba una paso adelante en la medicina contemporánea.

Sin embargo, añadió que se requiere una cuidadosa selección del paciente así como también un meticuloso consentimiento informado del trasplantado y su familia.

"Debe tenerse en cuenta la consideración satisfactoria de estas cuestiones para que esta estrategia pueda ser evaluada como una opción terapéutica seria en el futuro", añadió Vardi.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.