Suscriptor digital

Resucitan una bacteria de 250 millones de años

La descubrieron en un cristal de sal y la cultivaron
(0)
19 de octubre de 2000  

Suena a historia surgida de Jurassic Park: una bacteria que vivió antes de los dinosaurios y sobrevivió a la mayor extinción de masas de la historia fue despertada después de un sueño de 250 millones de años en un cristal de sal.

El hecho, sin embargo, no forma parte de ninguna trama de ciencia ficción; se trata de un trabajo científico que hoy aparece publicado en las páginas de la revista Nature.

La edad de la bacteria bate por mucho todos los récords de longevidad establecidos por otros organismos reavivados de una aparente vida latente -para no mencionar a los dinosaurios de Jurassic Park, que en la película de Hollywood eran clonados de ADN prehistórico encapsulado en ámbar-.

"Desde el punto de vista biológico, esto es extremadamente significativo, porque este organismo es lo mejor que uno puede tener después de haber estado realmente en esos tiempos", dijo Russell Vreeland, microbiólogo de la Universidad West Chester, en Pensylvania, y uno de los autores del actual trabajo.

Fósiles y rocas de hace cientos de millones de años ofrecen claves acerca del pasado de la Tierra, pero hasta ahora los investigadores no contaban con nada que revelara los secretos de la vida durante ese pasado remoto.

"Jurassic Park era una buena idea, pero esto lo deja muy atrás -dijo Paul Renne, un geólogo de la Universidad de California en Berkeley-. Poseer una muestra de cómo era la vida hace 250 millones de años es espectacular."

Una ventana al pasado

Si el descubrimiento se confirma, la bacteria habrá abierto una ventana al mundo prehistórico y demostraría la tenacidad de la vida en las peores condiciones.

Su estructura genética también ayudaría a los biólogos a calibrar el reloj evolutivo para la bacteria y para sus familiares de la actualidad, dijo Vreeland.

Los test de ADN indican que el microbio prehistórico está relacionado con la actual Bacillus , un tipo de bacteria que se encuentra en el suelo, el agua y el polvo.

"Todos nos sentimos razonablemente bien al pensar que este particular organismo no va a atacar nada", dijo Vreeland.

El organismo fue descubierto en una diminuta burbuja llena de líquido dentro de un cristal de sal, a alrededor de 600 metros de profundidad, a unos 45 kilómetros de Carlsbad, Nuevo México.

El hecho de que Vreeland y sus colegas fueran capaces de revivir la bacteria durmiente, llamada Bacillus permians , después de tanto tiempo abre la posibilidad de que las esporas bacteriales puedan vivir indefinidamente.

"Si algo puede sobrevivir 250 millones de años, ¿qué diferencia hacen otros 250 más? -dijo Vreeland-. La bacteria estaba completamente protegida. Fue capaz de encerrarse en una espora protectora y una vez que estaba encapsulada en este tipo particular de roca se encontró en el ambiente más estable que pueda imaginarse."

Los científicos perforaron el cristal en las condiciones más estériles, extrajeron el líquido, lo ubicaron en tubos de ensayo sellados y la incubaron hasta que creció.

Su extraordinaria edad plantea la pregunta de si los organismos pueden sobrevivir tanto tiempo como para viajar entre los planetas.

"Si un organismo estuviera encapsulado en un cristal y fuera arrastrado fuera de otro planeta, o de aquí mismo, debido a una colisión de meteoritos, tiene una razonable probabilidad de sobrevivir el tiempo suficiente como para viajar no sólo de planeta a planeta, sino de sistema solar a sistema solar", dijo Vreeland.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?