Resuelven el misterio de un tipo frecuente de amnesia transitoria

El estudio indica que se debería a la disfunción de una válvula de la vena yugular interna
Nora Bär
(0)
29 de diciembre de 2009  

El cuadro es bien conocido por los neurólogos: de un momento para otro, el paciente se siente confundido, no recuerda qué estaba haciendo ni para qué, y tampoco registra información nueva. Luego de unos minutos o de algunas horas, el trastorno desaparece tan súbitamente como había surgido.

La amnesia global transitoria, como se la llama en la jerga médica, es un cuadro relativamente frecuente: en los Estados Unidos, se calcula que tiene una incidencia de entre 23 y 32 episodios anuales cada 100.000 personas, principalmente después de los 50. La incidencia es similar en hombres y en mujeres.

Aunque se trata de una patología benigna (que finaliza con una recuperación total), esta amnesia pasajera angustia mucho a quien la padece y a sus familiares, entre otras cosas porque se teme que algo similar vuelva a suceder y porque, en muchos casos, los estudios de diagnóstico que se practican en busca de posibles causas ofrecen resultados negativos.

Ahora, un estudio de investigadores de Fleni que acaba de publicarse y mereció un editorial en la última edición de la revista Stroke podría haber resuelto este aparente misterio fisiológico.

Según estos científicos argentinos, en un alto porcentaje de los pacientes la explicación podría encontrarse en la disfunción de una válvula de la vena yugular interna, que provoca el reflujo de sangre al cerebro.

"Las personas que sufren esta forma súbita de amnesia aparecen confundidas y pierden la capacidad de fijar nuevos recuerdos mientras dura el trastorno –explica el doctor Sebastián Ameriso, último autor del trabajo, que también firman Claudia Cejas, Lucía Fernández Cisneros, Roberto Lagos y Carlos Zuk–. Cuando pasa el episodio, no recuerdan nada de lo ocurrido durante ese lapso."

Hipótesis y prueba

Ameriso y sus colegas decidieron estudiar más detalladamente el hecho de que muchas veces este cuadro se presenta después de realizar esfuerzos tales como mantener relaciones sexuales, hacer ejercicios físicos intensos, levantar un peso importante o darse un baño de inmersión en agua muy fría.

"A pesar de que es una entidad clínica bien establecida, no es tan simple de diagnosticar –explica Ameriso– . Recientemente, se propuso que podría aparecer como consecuencia de una congestión venosa a raíz de un esfuerzo que se conoce como «maniobra de Valsalva». Ocurre cuando aumenta la presión intratorácica y se pone la cara colorada..."

Para confirmarlo, los especialistas de Fleni estudiaron un total de 142 pacientes y 40 sujetos de control. Investigaron la presencia de factores desencadenantes de la amnesia que pudieran vincularse con una maniobra de Valsalva, como tos intensa, vómitos o bostezos repetidos, entre otros.

"Encontramos que, reproduciendo esa maniobra de Valsalva, un porcentaje muy alto de los sujetos estudiados mostraban insuficiencia de la válvula de la vena yugular –detalla el investigador–. Esto produce un reflujo de la sangre, que regresa al cerebro y provoca cierta congestión venosa en la zona temporal. La prevalencia de esta disfunción fue altísima, de casi el 80% en el grupo analizado."

De los 142 pacientes estudiados, 113 tenían insuficiencia venosa, por lo menos, unilateral.

Según explica el doctor Ricardo Allegri, de Cemic, hay otras causas que pueden explicar una amnesia transitoria, como una crisis epiléptica o un traumatismo de cráneo.

"Esto último es lo que les sucede, por ejemplo, a los jugadores de rugby que sufren un traumatismo de cráneo y luego no recuerdan una parte del partido –explica–. Lo particular de la amnesia general transitoria benigna es que tiene una duración breve y que no está acompañada de otro trastorno cognitivo. El individuo sabe perfectamente quién es, pero cuando finaliza el episodio no recuerda nada del lapso durante el cual estuvo afectado. Otras amnesias más definitivas se deben a tumores o lesiones traumáticas, entre otras causas. También puede presentarse pérdida de memoria en pacientes psiquiátricos, pero ésta no sigue los patrones de las que responden a procesos neurológicos."

No se sabe a ciencia cierta por qué aparece la deficiencia vascular que origina el cuadro que mereció el trabajo de Fleni.

"Hay muchas válvulas en el cuerpo que pueden fallar –dice Ameriso–. Es lo que ocurre, por ejemplo, en las várices... En este caso, estamos ante un trastorno benigno y la ventaja de este estudio es que nos ofrece más herramientas para confirmar el diagnóstico, ya que hasta ahora muchas veces se atribuía este cuadro a la epilepsia, al accidente cerebrovascular y a otras entidades neurológicas más problemáticas."

Por: Nora Bär
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.