Sin control médico. Uno de cada cinco jóvenes toma Viagra