X-37B: el misterioso avió espacial despegó para hacer un curioso test en órbita

El avión secreto que despegó esta mañana se emabrcó en una curiosa misión para hacer un experimento en la órbita de la tierra
El avión secreto que despegó esta mañana se emabrcó en una curiosa misión para hacer un experimento en la órbita de la tierra Crédito: Twitter @WilsonsWorld
(0)
18 de mayo de 2020  • 11:14

El X-37B es un avión espacial secreto que ya lleva 7 años en órbita alrededor de la Tierra en varias misiones , ahora tendrá la misión de llevar adelante un experimento en la órbita terrestre baja. Todo estaba dispuesto para que esta mañana hiciera su sexta expedición, pero el lanzamiento fue pospuesto por mal clima. Finalmente, el despegue se hizo este domingo.

El avión funciona como un robot orbitador y pasó los ocho de los últimos diez años en el espacio. Si bien los experimentos que realizará el ejército estadounidense con él son secretos, ahora la Fuerza Aérea dio algunos detalles raros sobre su carga.

Por fuera de sus tareas normales vinculadas a la actividad militar secreta, el X-37B también realizará algunos experimentos no clasificados durante su próxima estadía en el espacio. Según informó el sitio Wired , con el avión, la NASA estudiará los efectos de la radiación en las semillas. En tanto, la Academia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos está utilizando el avión espacial para desplegar un pequeño satélite de investigación. Sin embargo, el verdadero protagonista de la misión será un pequeño panel solar desarrollado por los físicos del Laboratorio de Investigación Naval que será utilizado para hacer el primer experimento orbital con energía solar basada en el espacio.

"Este es un gran paso adelante", le dijo Paul Jaffe , ingeniero electrónico en el Laboratorio de Investigación Naval e investigador principal del proyecto a Wired . "Esta es la primera vez que un componente orientado a un sistema satelital alimentado por energía solar ha sido probado en órbita". El experimento construido por Jaffe y sus colegas es lo que él llama un "módulo sandwich". Se trata de un sistema de tres niveles para convertir la luz solar en electricidad y luego convertir la electricidad en microondas.

Si bien, en general, el sistema de conversión se encuentra entre un panel solar de alto rendimiento y la antena que se utiliza para transmitir la energía, en esta misión Jaffe y su equipo no irradiarán la energía del espacio a la Tierra, porque la señal de radio interferiría con otros experimentos en el plano espacial. En cambio, el "módulo sandwich" enviará las señales de radio a través de un cable para que los investigadores puedan estudiar la potencia de salida del sistema.

"Hubo mucho trabajo haciendo estudios y análisis, y mucho menos trabajo en la creación de prototipos reales", dijo Jaffe a Wired . "Esta no es necesariamente la versión más refinada de lo que podría lograrse, pero el objetivo principal era llegar al espacio con una prueba de concepto". Si todo va bien, para Jaffe, el siguiente paso sería desarrollar un satélite de energía solar espacial experimental y enviar energía desde la órbita a la Tierra.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.