Almacén de arte: del autor al comprador sin intermediarios

Hasta el lunes próximo se puede recorrer la exposición de obras de pintores y escultores
Hasta el lunes próximo se puede recorrer la exposición de obras de pintores y escultores
Alejandra Rey
(0)
16 de septiembre de 2011  

Es imposible que Arte Espacio almacén de arte, que se inauguró ayer oficialmente al mediodía, no impacte y deje huellas. Primero, porque se puede ver la obra de más de 130 artistas emergentes y de otros consagrados, y segundo, porque el lugar es imponente: el Espacio Darwin del Hipódromo de San Isidro (avenida Márquez 500) en todo su esplendor recibe al visitante engalanado con instalaciones e intervenciones, desde sillas y mesas hasta arte sustentable en terrazas soleadas y agradables.

Lo primero que se aprecia al arribo es la instalación de Dolores May llamada "Está mal visto amar con la cabeza llena de canas", un fenomenal enredo de tubos de polietileno blanco que llevó tres días ordenar y que se entrelazan en los añosos árboles. "Qué horrible", dijo una inoportuna señora a otra que estaba a su lado, que resultó ser Dolores May. "Bueno, es una expresión, no hay que tomarlo al pie de la letra", respondió sonriente la propia Dolores May. Y agregó: "Yo también me tiño".

Ya dentro del predio, que tiene dos plantas con stands con lo que se le pueda ocurrir a la mente artística, la pintura, fotografía, escultura y grabados se cruzan con actores vestidos de diablos y de otros personajes menos identificables que caminan por los pasillos llevando frases casi ininteligibles pero de paz.

La artista María Cinqui, por ejemplo, homenajeó a Gustav Klimt con la hermosa obra "Salomé", que cuesta 2900 pesos. A un paso está María Santa Cecilia con sus texturas y bordados, casi frente a las muñecas de Claudia Paternostro, que son angelicales. Hechas en acrílico, las figuras componen un conjunto llamado "Grupo de chismositas", bellísimo y atractivo.

Agus Llorens impresiona con Latido, una obra de 0,60 por 0,90 ($ 2000). Se trata de fotografías hechas en 35 milímetros estampadas sobre canvas, una tela de algodón donde la imagen se aprecia en toda su profundidad. Entre los artistas destacados, además de Milo Lockett, está Dominique Breard, una pintora que replantea "la imposibilidad de preservar el pensamiento efímero", según declara en el bellísimo catálogo de la muestra. En esta oportunidad sus "bollos de papel" ya famosos se funden con las transformaciones de esos desechos en origamis.

Casi todas las obras tienen el precio colocado debajo del título, lo que posibilita que el artista pueda hablar más de su obra que del costo, porque se pasa allí todo el día contando a quien quiera escuchar cómo llegó a montar su obra.

Una escultura de The Beatles hecha por Marisa Frigerio puede hacer las delicias de quienes aman al cuarteto de Liverpool, obra que se encuentra muy cerca de la instalación "Soleil está cambiando", una combinación de cinco conceptos diferentes sobre propuestas de Pollock, Pressman, J. Hons, De Konning y Rotko.

"Lo bueno de este tipo de espacios es que es homogéneo y se ve mucho el trabajo del artista. Nosotros trabajamos mucho porque la cultura es lo que menos reditúa", dice a La Nacion la artista María Santa Cecilia.

Ginette Reynal eligió este año la temática de los árboles para hacerse presente en el almacén del arte. "Es la segunda vez que expongo y estoy contenta porque me permite tener contacto con el público. El año pasado hice algo más abstracto", comenta. Y se alegra, además, de poder contribuir con una obra con el Hospital Materno Infantil de San Isidro, al que todos los artistas deberán donar una obra.

Además, los expositores tienen la obligación de vender al menos una de las obras a 400 pesos, para que todo el que vaya tenga la posibilidad de poder "consumir" cultura sin que esto signifique un desembolso enorme. "Es cierto que mucha gente viene a comprar un cuadro porque le combina con el sillón, pero termina eligiendo con los sentidos porque esto le posibilita tener acceso a un universo mayor", comentó una de las organizadoras.

Organizadoras, además, que recibieron al intendente Gustavo Posse como a un viejo amigo y lo invitaron a cortar la cinta y a recorrer las dos plantas. Posse agradeció la invitación y charló con los artistas, mientras más de 50 personas hacían cola en la entrada para ingresar al predio, a pesar de que faltaba una hora para que fuera habilitada.

"Me gusta esto y me gusta pintar acá", dijo a La Nacion Juan Danna, un artista que instaló su enorme tela al sol y comenzó a pintarla a la vista de todos. ¿Más? Como el Almacén de Arte tiene sus rincones gourmet, por poco dinero usted puede sentarse en una silla intervenida -se recomienda la que tiene alas hechas con hojas- mientras le enmarcan la obra.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.