Aprobaron la compra de la casa del virrey Liniers

La Legislatura autorizó la venta de cuatro inmuebles para poder adquirir la propiedad
(0)
11 de diciembre de 2009  

La Legislatura porteña aprobó la autorización para que el gobierno de la ciudad venda cuatro inmuebles propios con el fin de comprar la casa del virrey Liniers, según confirmó a LA NACION la legisladora peronista Inés Urdapilleta.

El ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, anunció, además, que a partir de la primera quincena de marzo de 2010 tanto la casona propiedad de Manuel de Sarratea (suegro de Santiago de Liniers), ubicada en Bolívar 462, como la actual sede de la Editorial Estrada, en calle Venezuela 469, integrarán un espacio museológico de la Reconquista de Buenos Aires.

Al complejo edilicio, que se comunica internamente, se trasladarán la Dirección de Patrimonio y el Instituto Histórico de Buenos Aires, y se unificarán los archivos históricos de la ciudad.

La valuación de dos casas del patrimonio porteño, ubicadas sobre la calle Pringles 340/342, el terreno de Rivadavia 1545 y la planta alta del edificio de Córdoba 1556, actual sede del Instituto Histórico, alcanza una tasación, en conjunto, de US$ 2,3 millones, lo que equipara el valor de venta de la casa de Liniers.



Ver La casa de Liniers en un mapa más grande

"La legisladora Silvina Pedreira trabajó mucho con las tasaciones, que era lo que nos faltaba, pues se trata de edificios catalogados", dijo Urdapilleta. Las dos casas de Pringles fueron valuadas en US$ 50.000 cada una. El predio de calle Rivadavia en US$ 1,5 millones y la sede del Instituto Histórico en US$ 450.000. La autorización de la Legislatura fue con el único destino de comprar la casa del virrey Liniers y el equipamiento para el futuro funcionamiento de la Dirección de Patrimonio, el Instituto Histórico y el Museo de la Reconquista.

Ante el Bicentenario

"Esto es un hito para la ciudad -dijo Lombardi-, máxime cuando la compra se aprueba en el momento exacto del Bicentenario."

Agregó: "La compra significará abrir un espacio museológico de la Reconquista de Buenos Aires, que aspiramos armar para la segunda quincena de marzo del año próximo, justo en el corazón de Monserrat". Además, la compra fortalecerá el proyecto de expandir la estrategia hacia el sur de la ciudad. El circuito incluye el Centro Cultural Defensa, el ex Padelai, la Casa de Ezcurra y otros edificios históricos.

La casa del virrey Liniers fue declarada monumento histórico nacional en 1942. La compra de la propiedad, construida a fines del siglo XVIII por la familia Sarratea, emparentada con Santiago de Liniers, zozobró este año por falta de presupuesto, habida cuenta de las restricciones impuestas por el jefe de gobierno Mauricio Macri a todas las áreas del gobierno.

"Por sus dimensiones de 3003 m², la casa de Liniers es el mejor escenario para desarrollar actividades por el Bicentenario", dijo la directora de Patrimonio porteña, Liliana Barela. En su momento, Tomás Estrada, accionista minoritario de Editorial Estrada, expresó a LA NACION que la casa no estaba abierta a la venta a terceros, por lo que la intención siempre fue venderla al gobierno porteño.

El 26 de agosto de 2010 se cumplirán dos siglos del fusilamiento del héroe de la defensa y la reconquista de Buenos Aires contra los ingleses. En esa casa histórica se firmó la capitulación del comandante de las tropas inglesas William Carr Beresford, en presencia de Liniers.

El plan

  • Anuncio: el gobierno porteño quiere inaugurar en la casa, en marzo del año próximo, un espacio museológico.
  • Destino único: la Legislatura aprobó la venta de cuatro propiedades para alcanzar el valor de U$S 2,3 millones para adquirir la casa de Liniers.
  • Tratativas: las negociaciones con la familia Sarratea, dueña de la casa, fracasaron por falta de fondos.
  • Historia: allí se firmó la capitulación del comandante de las tropas británicas en las Invasiones Inglesas.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.